yearsininternet banner25yeras
item2
Inicio

elpuenteeditesp

  • Edición impresa de Octubre 2, 2017.

La semana en que los mexicanos avergonzaron a sus políticos.

Por Josefina Salomón

Después del devastador terremoto de la semana pasada, mexicanos ordinarios, no el gobierno, se levantaron para sanar las heridas del país.

Cuando sucede una tragedia como esta, la adrenalina colectiva entra en acción. En un país que sabe de antemano que no debe esperar a que las autoridades se hagan cargo, el pánico inicial bien pronto se torna en un sentido abrumador de unidad colectiva y fortaleza.

Lo que vi fue no solo la total destrucción y desesperación sino a cientos de miles de personas saltando a la acción en una unidad casi inexplicable.

Constructores, oficinistas, estudiantes y personal de las tiendas corrieron a las edificaciones colapsadas en una desesperada búsqueda de sobrevivientes. Lo hicieron con las herramientas que llegaban como donaciones o con sus manos desprotegidas. Cadenas humanas pasando cubetas de escombros fueron una vista común en toda la ciudad. En otras partes, la gente comenzó a cocinar, otros a iniciar centros de recolección de las donaciones. Florecieron albergues voluntarios improvisados, los ciclistas se convirtieron en distribuidores de comida y los taxistas trabajaron gratis.

Tres dias después que el terremoto cambió nuestras vidas, cualquier persona deambulando por las calles de la ciudad de México en los vecindarios más afectados no podía dejar de ver los diversos centros de acopio en cada bloque, extraños ofreciéndose unos a otros alimentos y agua fresca, decenas de hombres y mujeres armados de cascos y palas en todo lugar.

El centro de recolección que antes había sido caótico el día anterior se había convertido en una operación extraordinariamente organizada. Cada área marcada claramente de acuerdo a la clase de donación; agua, alimentos, comidas, mantas, tiendas de campaña, medicinas y juguetes. Líneas de voluntarios cargando autos, bicicletas y camiones con aquello que les decían se necesitaba en otras partes de la ciudad y a lo largo del país.

La mayoría de ellos, como yo, nunca habíamos hecho esto antes. La mayoría nunca había estado en un desastre humanitario, mucho menos ver su ciudad colapsar a su alrededor, eran muy jóvenes para recorder el terremoto de 1985 que dejó por lo menos 10.000 muertos, irónicamente 32 años exactos antes de este desastre.

Mirando los varios centros en los que ayudé, pensé que tal vez eso era la democracía y comunidad de las que se hablaba.

Esta semana, México me sorprendió y me inspiró hasta el centro mismo de mi ser. Sus historias y su compasión son un ejemplo para el mundo.

Hubo una anciana que viajó desde un pueblo a 69 kilómetros de la ciudad para hacer sandwiches para los rescatistas pues ella no podía”sentarse a ver TV y ver toda las destrucción sin hacer nada” y el niño de 12 años cargando cajas que eran muy pesadas para llevar ayuda a las comunidades más remotas. Lejos de toda atención, un arquitecto se convirtió en experto en organizador de botellas de agua, un terapista que había descubierto como ayudar a relajarse a los heróicos perros de rescate que durante interminables días y noches habían batallado.

Los rescatistas, médicos y enfermeras, los conductores, las víctimas olvidando su propio sufrimiento y uniéndose al esfuerzo de ayudar a otros.

Pero hubo una escena muy perturbadora que quedó en mi; en cada centro de donación, grupos de personas alrededor de mesas, escribían con tinta indeleble en cada botella de agua o bolsa de comida que había sido donada la palabra ‘AYUDA” y mensajes de solidaridad.

“Hacemos esto para que el gobierno no se robe las cosas. De manera que no se lleven el crédito o tomen ventaja política”, me repitió la gente una y otra vez.

El hecho de que el pueblo mexicano desconfíe de sus políticos no es sorprendente, pero que un gobierno use esta tragedia para ventaja política es repugnante.

 

 

Editorial en Ingles

 


 

bottonbannerabajo


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

 

 

 

x250GoshenSchoolsElPuenteBanner

Goodwill2016SecondWeb

guiacomm

sbt2013

votohispano

danzapeligrosacol1

mouse25

letrasgraficoboton1

MobilizetoVote2014

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
score
elpuenteredesi
botoneditesp1b2
smallseleccionado2b2
RegisteredVote2b
bann2500914b2
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces