A muchos de nosotros nos entusiasma la idea de tener en casa un animalito con el que podamos convivir.

Sin duda tener una mascota puede ser muy reconfortante, incluso en muchos casos terapéuticos, los animales llegan a ser nuestros amigos y son capaces de brindarnos alegrías.

Sin embargo debemos considerar que ellos también merecen respeto, cuidados y cariño. Por lo tanto antes de tener una mascota hay que hacer un análisis a conciencia de cual es la más adecuada para nosotros. Esto implica entre otras cosas; saber nuestras posi-bilidades económicas, de tiempo y de espacio. Evitando así que al elegir inadecuadamente, tener una mascota sea un martirio en lugar de un gozo. No solo para nosotros sino para ellos también.

Hay muchas posibilidades, perros, gatos, conejos, hurones y más.

Si usted quiere tener un animal en casa y no sabe cuál es el más adecuado, puede recurrir a la ayuda de un especialista para que le aconseje.

La experiencia de convivir con animales puede llegar a marcar nuestras vidas. De nosotros depende que esa marca sea positiva.

Procure traer a casa un animal que se adapte a usted y viceversa.

 

Una buena opción para considerar son los perros.

A continuación le presentamos unos buenos consejos para empezar una buena relación con su CACHORRITO:

  • Elija un nombre para su cachorrito, de preferencia corto; es mejor pues así el entenderá con más facilidad.
  • Cuando le de una orden procure ser claro.
  • Eduque a su perro con paciencia; él aprenderá poco a poco, usted verá los progresos. Si juega con él será mejor. La diversión hace el aprendizaje más sencillo.
  • Si su perrito hace algo indebido, en el momento en que lo está haciendo, diga “no” con voz firme. No le pegue.
  • Cuando haga algo bueno, usted debe mostrar agrado. Puede hacerlo con caricias o con palabras de gratificación.
  • Haga sentir a su cachorrito que es querido más no dominante. De esa manera logrará una buena relación en la que ambos obtendrán grandes satisfacciones.

 

Recuerde también que las vacunas son muy importantes. La primera se aplica generalmente cuando el perro deja de tomar leche materna. Pero es importante que consulte a un veterinario, debido a que si el animal no está en buen estado de salud las indicaciones pueden variar considerblemente.