Lula entre Chávez y Castro, un trío interesante para América Latina

Lula da Silva inauguró su era como gobernante de Brasil desayunando con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y concluyó su primera jornada como jefe de Estado cenando con el gobernante cubano Fidel Castro. Chávez, que dice encabezar una revolución a favor de los pobres inspirada en Simón Bolívar, dijo tras su desayuno con el mandatario brasileño que el proyecto de Lula para Brasil se parece mucho al suyo.

Chávez, Castro y Lula fueron acusados por sectores de la derecha estadounidense de configurar un polémico ‘’eje del mal’’ en América Latina, al que ahora algunos analistas de la misma tendencia también han sumado al presidente electo de Ecuador, Lucio Gutiérrez.

André Singer, el portavoz del nuevo presidente, anunció que ‘’Brasil va a mantener relaciones buenas, normales, con Cuba como con todos los países del mundo’’.

El líder cubano, que tenía previsto regresar por la noche a Cuba, comparó la llegada de Lula al poder con la revolución cubana, cuyos 44 años celebró en Brasil. ‘’Estoy feliz por estar nuevamente en Brasil y más feliz porque ya no tenemos más el monopolio del 1ro. de enero’’, dijo Castro.

Castro mantuvo una intensa actividad en Brasilia donde tuvo encuentros con el presidente venezolano, Hugo Chávez, hasta las 4 a.m. El gobernante cubano dijo que Lula puede inyectarle optimismo y esperanza a la región.

Cuando se le preguntó sobre lo que el nuevo presidente brasileño puede cambiar en América Latina, Castro dijo: “El espíritu, el ánimo, el optimismo y la esperanza de la región”.