La posibilidad de la guerra está desper-tando la conciencia de la gente. En muchos lugares de la tierra, la gente se ha reunido para hacer saber a sus gobernantes que están en contra de la guerra. En este fin de semana, miles de personas en todo el mun-do protestaron y marcharon juntos portando letreros en contra de la guerra, algunos de ellos con consignas muy claras que decían: “No sangre por petróleo”, o “ La guerra lastima a los pobres”.

En los Estados Unidos, gente de toda índole se reunió en ciudades grandes y pe-queñas con intenciones y letreros similares.

Se llega un momento en que los gobie-rnos democráticos no son representativos de la voluntad de la personas?

¿Se ha llegado el momento en que los ciudadanos se dan cuenta que han perdido el control de las decisiones y que pueden ser enviados a la guerra y a la miseria sin su consentimiento?

El pueblo en este país ha comenzado a hacer preguntas difíciles.

-¿ Cuándo cambió el conflicto con AlQaida en un conflicto con Sadam Hussein?

-¿Han encontrado los inspectores de las Naciones Unidas alguna arma nuclear o biológica en Irak? Y si no es así, entonces por qué está Estados Unidos enviando más tropas y equipo bélico a la region?

-¿Es Corea del Norte la siguiente en la lista?

-¿Cuánto dinero se ha retirado del presu-puesto para vivienda, salud, cobertura de seguro, educación, creación de trabajos, a fin de aumentar el presupuesto militar?

-¿Quién hace las armas en los Estados Unidos? ¿Dónde las venden, además de hacerlo al ejército de los Estados Unidos? ¿Están en su lista países como Afganistán, Irán, Corea, Colombia, y Venezuela?

Los tiempo malos acercan a la gente. Este es un momento en que en los Estados Uni-dos muchos individuos están dándose cuen-ta que son parte de una colectividad. Dependemos unos de otros, no solo dentro del país sino alrededor del globo.

En tiempos de oscuridad, aun las luces pequeñas pueden verse desde lejos. Le gustaría ser una de esas luces?

Si empezamos a escucharnos encontrare-mos nuevas formas de resolver los proble-mas. Si oímos de otros en medios diferen-tes, aprenderemos como otras culturas resuelven sus problemas. Hay más de una forma de ver las cosas y la nuestra puede no ser la mejor.

La próxima demostración sera en Febrero. Esté listo a que su voz también se escuche.