CALIDA CONVOCATORIA MUNDIAL POR LA PAZ, EN MEDIO DEL FRIO

Ni las bajas temperatures lograron detener en los Estados Unidos la multitud de demostraciones que se llevaron a cabo el día 18 de enero, 2003 en todo el país.

Washington D.C como capital de la nación recibió a más de 50,000 personas que marcharon en protesta hacia el capitolio. Provenían de todo el país portando pancartas en los que hacían conciencia sobre los motivos de la guerra. Una y otra vez los letreros denunciaron la necesidad que tienen, tanto Estados Unidos como Europa del petróleo, y como esta necesidad ha cambiado la forma de vida de los pueblos hasta convertirla en la razónde ir a la guerra.

Las protestas se expresaron de diferentes maneras, pero convergieron en un solo concepto: Es necesario buscar otros medios distintos a la guerra para solucionar los problemas con Irak. En el curso de la manifestación pacífica varios líderes hablaron a los manifestantes y su mensaje, aunque expresado en diferentes maneras, también fue el mismo. Jesse Jackson hizo entre otras declaraciones la siguiente: “Es claro y evidente a todos que Estados Unidos no está luchando por la seguridad sino por la hegemonía”

Al mismo tiempo, en la ciudad de San Francisco, miles de manifestantes expresaron su rechazo a las políticas de Bush, declarando que Estados Unidos no tiene una razón valedera para atacar a Irak y que Bush no representa la voluntad de la mayoría del pueblo de los Estados Unidos.

Al igual que en Estados Unidos, en otros países del mundo también hubo manifestaciones por la paz y en contra de la guerra.

En Japón, cerca de cinco mil personas marcharon frente a la embajada estadinense, muchos de ellos con las caras pintadas, en rechazo a un posible ataque contra Irak. Otro tanto sucedió en Rusia, con cerca de quinientas personas congregadas por la misma causa.

En Pakistán, miles de individuos; hombres, mujeres y niños tomados de la mano condenaron a Estados Unidos por sus políticas de gobierno agresivas.

Localmente en Indiana, hubo manifestaciones de protesta en las ciudades de South Bend y Elkhart.

En esta última ciudad, alrededor de trescientas personas representando diversas iglesias y organizaciones pacifistas se reunieron en la plaza cívica de Elkhart a las 4:30 de la tarde. En medio de un intenso frio, los manifestantes caminaron mostrando alusivas pancartas de protesta a la guerra.

Las gráficas muestran algunas escenas de la manifestación. Por su parte, varios civiles que transitaban en sus autos cerca a los manifestantes expresaron su apoyo haciendo sonar sus bocinas.

Queda claro que ni el mundo, ni el pueblo de los Estados Unidos quiere la guerra. Hay intereses económicos concretos detrás de esta agresión y que la vocación del ser humano por la vida se expresa en la búsqueda de la paz y la justicia en medio de los conflictos.

A quién atacaría Jesús

No a la guerra

Los latinos también marcharon

Cantando y Protestando