"Las fiestas del algodón"

 

Voy a cantar un corrido

muy alegre y muy guasón;

voy a hacerles un recuerdo

de las pizcas de algodón.

 

Voy a cantar un corrido

con muchísima atención

pues mucha gente ha venido

al trabajo de algodón,

 

Señoras y señoritas

escogiendo la semilla,

ganando los veinte reales

para toda su familia.

 

Señores pongan cuidado

y todos tengan presente

que a la fiesta de algodón

ha ocurrido mucha gente.

 

Y ese tren de pasajeros

que silbidos viene dando

trayendo trabajadores

del estado de Durango.

 

Y el diecinueve de agosto

se me alegra el corazón

por cantar este corrido

a todos los de Torreón.

 

Yo les digo a mis amigos

yo les digo con valor,

para que no se entristezcan:

Ahí les va esta canción.

 

Muchachos, ¿qué no les gusta

a ustedes el vacilón?

pónganse muy aguzados

llévense una de Torreón.

 

Ese consejo les doy

a todos, con tal de que,

acabándose el trabajo

se vayan a descansar.

 

Vayan poniendo cuidado

toditos mis amigos,

que aquí se gana la plata

y es cierto lo que les digo.

 

Cada año, por este tiempo,

mucha gente tiene duelo

por venirse a Torreón

y ganar su buen dinero.

 

Y yo le digo a mi familia,

que gozo de lo mejor

ganando los pesos duros

en las pizcas de algodón.

 

Paseando en el tren eléctrico

desde Lerdo hasta Torreón

se pasa la temporada

en un puro vacilón.

 

San Pedro de La Laguna

es muy rico, muy patriota,

ahí es donde el obrero

derrama la última gota.

 

El diecinueve de agosto

para no andar preguntando

ha llegado mucha gente

de la ciudad de Durango.

 

El veinticuatro de agosto

mucha gente acudía

a ver torear a Gaona,

que en la plaza se lucía.

 

De varías partes llegaban

mucha gente ahí a Torréon

esperando la gran fiesta

anunciada de algodón.

 

Entraba bastante gente

a los cines de Torreón

porque se gana la plata

en las pizcas de algodón.

 

Toda la gente llegaba

con muchísima alegría,

salen ellos de sus ranchos

porque ya no les llovía.

 

El que compuso estos versos

se puso bien a pensarlos

porque se hallaba posando

en el Hotel de San Carlos.

 

Ya con esta me despido

con todo mi corazón

estos versos los dedico

a las pizcas de algodón.

 

El que compuso estos versos

no se las echa de paquete

unos compran las hojitas

y otros oyen de gollete.

 

Anónimo.

 

Fotografía panorámica de la ciudad de Torreón.