El rincón colegial y de la carrera profesional

Por: Rose Rennekamp

Su hijo o hija podrá beneficiarse de un mentor en la preparatoria

Todos hemos visto películas acerca de los maestros que inspiran a los estudiantes a lograr la grandeza ­“To Sir With Love”, “The Blackboard Jungle”, “The Emperor´s Club”, solamente por mencionar algunas. Estas películas son populares porque impulsan la idea de los beneficios de las relaciones entre el estudiante y un maestro o maestra, entrenador u orientador vocacional mientras cursan la preparatoria.

Muchos de nosotros podremos identificar en el pasado a un adulto que nos inspiró y nos animó a elevar nuestras expectativas, cambiar nuestra actitud o hasta el trazo de nuestra carrera.

Un compañero de trabajo se unió al periódico de su escuela preparatoria como fotógrafo. Quería abrir un estudio fotográfico. Pero desarrolló una relación con el consejero del periódico como su mentor, quien lo animó a proseguir. Cuando cursaba el último año ya era editor del periódico. Él fue la primera persona en su familia que asistió al colegio, se tituló con una maestría en periodismo y se transformó en un periodista galardonado con premios. Nunca abrió su estudio, mas no se arrepiente.

Las escuelas y sus aulas son muy grandes, por ello los adultos tienen poco tiempo para conectarse individualmente con los estudiantes. Algunos logran encontrar a sus mentores a través de las actividades escolares y el seguimiento de sus estudios académicos.

Un mentor ayuda al joven a conectarse con su escuela y la comunidad, relación que tiene un impacto positivo en las calificaciones, asistencia y conducta del estudiante.

Para ayudar a un joven a encontrar un mentor le damos algunas opciones:

  • * Anime a su hijo o hija a participar en actividades fuera del plan de estudios.
  • * Pregúntele a su hijo o hija quién es su maestro o maestra favorito o favorita en la escuela. Comuníquese con dicha persona y vea si puede iniciarse una relación como mentor.
  • * Pregunte si la escuela cuenta con un programa de mentores y la manera en la que su hijo o hija pudiera participar. Si la escuela no tiene, hable con la Asociación de Maestros y Padres de Familia, o ante el director.
  • * Contribuya a desarrollar un programa de mentores dentro del ámbito escolar. Las asociaciones de padres de familia y cívicas pueden proponer la creación de programas.
  • * Procure conocer a los maestros y maestras de su hijo o hija y también al resto de personal escolar.

Un informe de ACT en 2002 indica que los estudiantes se apoyan en las relaciones interescolares para desarrollar metas educativas y hacer la transición entre la escuela preparatoria y el colegio.

Como mi amigo, aquí en la oficina, lo aprendió al unirse al personal del periódico preparatoriano, las conexiones que los estudiantes hacen con los adultos en la escuela son conexiones hacia sus futuros.

Rose Rennekamp es vicepresidenta de comunicaciones de ACT. Es madre y tiene un título de maestría como guía y orientadora en materia de educación. Si desea más información acerca de la planificación de una carrera visite la sede www.act.org. Envíe sus dudas y sugerencias de temas a nuestro periódico