TRES PLANETAS PARA MANTENER EL CONSUMO

Por Antonio García Fuentes

 

En la revista trimestral nº 3 del 2004 GREEN PEACE se afirma:

Una minoría de habitantes de este planeta, mantiene un consumo insostenible, puesto que para mantenerlo, necesitaríamos la explotación de tres planetas y no tenemos nada más que uno; sólo en lo relativo a bolsas de plástico en el 2002 se fabricaron entre cuatro y cinco billones, de las que un ochenta por ciento se utilizaron en Norteamérica y Europa. Las bolsas acaban en vertederos, ríos y alcantarillas.

“El 12 % de la población mundial que habita en Norteamérica y Europa occidental consume el 60% de los bienes y servicios mundiales; en 448 condados de Estados Unidos el número de coches es mayor que el número de licencias de conducir; un ciudadano de Estados Unidos consume ciento cincuenta veces más energía que un nigeriano. Estos son datos del último informe anual del prestigioso Instituto Worldwatch. Ante esta realidad Greenpeace lanza desde cada una de sus campañas, consejos de consumo responsable. Y es que los consumidores tenemos mucho que aportar”.

Pero la cruda realidad es que “ese veneno de consumir y peor aún, el de consumir por consumir”, ya ha rebasado los territorios que nombra esta organización, que se olvida de Japón, Australia, Nueva Zelanda y otros países desarrollados o en vías de desarrollo, como puede serlo la inmensa China, que se dice es hoy el país que más contamina al planeta por sus inmensos consumos de todo y sus necesarias instalaciones fabriles para obtenerlo... y China, aún podemos decir que está empezando. Sumemos a otros grandes países que van por igual camino, como son India, Brasil, Sudáfrica, México, etc. Pensemos igualmente en las masas de inmigrantes que van (jugándose incluso la vida) a esos países denominados ricos y que su objeto es ir allí, para instalarse y participar de ese gran consumo que allí se produce y el que de poderlo trasladar, lo harían sin reparo alguno a sus propios países de origen, puesto que es el sueño humano de la mayor parte de habitantes de este planeta.

Pero, ¿cómo contentar a esa mayor parte de la humanidad actual, sedienta de consumos necesarios o superfluos si se dice que necesitaríamos tres planetas? Y lo más difícil y problemático, ¿cómo reeducarnos nosotros mismos a moderar ese consumo, con las consecuencias en cadena que arrastraría ello? Puesto que a menor consumo, menor producción, menos trabajo, menos nivel de vida, etc.

Mientras todo esto ocurre, es el propio planeta el que se está “quejando”. ¿O es que está empezando a defenderse por sí mismo?, en ciertas filosofías, el planeta tierra es considerado como “una unidad de vida y por tanto equiparable a un ser vivo”.

Muchos científicos empezaron a dar voces de alarma por la contaminación general, la capa de ozono y el recalentamiento del planeta, que según afirman, está ya produciendo catástrofes “naturales”.

Curiosamente, casi todas las civilizaciones hablan de un diluvio (“su diluvio”) en el que las aguas cubrieron casi todas las tierras que habitaban aquellos antepasados que lo sufrieron... ¿volverán nuevos diluvios a limpiar el planeta? ¿Será necesaria esa gran catástrofe en gran parte del planeta para que el mismo se limpie y vuelva a empezar de nuevo.