Venezuela y Colombia al borde de la ruptura

Venezuela y Colombia quedaron a un paso de la ruptura de relaciones diplomáticas luego que el presidente venezolano Hugo Chávez ordenó congelar las relaciones comerciales entre ambas naciones y decidió mantener a su embajador en Caracas.

Sin embargo, el mandatario condicionó la normalización de los vínculos a una disculpa pública del gobierno de Alvaro Uribe sobre la captura en territorio venezolano del ‘’canciller’’ de las FARC, Rodrigo Granda, por el cual Bogotá pagó una recompensa. Esto constituyó, ante los ojos de Caracas, una violación de su soberanía.

‘’Hasta que no sea reivindicada la soberanía violada de Venezuela, yo me veo obligado a tomar estas decisiones’’, declaró Chávez durante su mensaje anual a la Asamblea Nacional.

Luego de una reunión con su gabinete ministerial para estudiar la posición venezolana, Uribe emitió un comunicado en el que no ofreció disculpas, negó haber violado la soberanía de Venezuela con el arresto del guerrillero e invitó a Chávez a tratar el impasse mediante ``la creación o activación de un mecanismo binacional’’.

‘’Entiendo que el presidente Chávez tenía muy fuertes presiones internas por las condiciones en que se presentaron los hechos ... pero no vale la pena hacer una ruptura que va a tener unas consecuencias muy graves para los dos países’’, comentó el ex-presidente colombiano Samper.

El punto de discordia que enrareció las relaciones entre los dos países fue el pago de una recompensa del gobierno colombiano a policías venezolanos para que, en diciembre pasado, capturaran en Caracas a Escobar.

Tras haberlo negado sistemáticamente, el ministro de Defensa colombiano, Jorge Uribe, reconoció esta semana el pago por una cuantía no establecida para que el guerrillero fuera sacado clandestinamente de Venezuela, y entregado a policías colombianos.

Según Caracas, la captura de Granda no sólo significó al violación de la soberanía venezolana, sino que también las declaraciones del ministro colombiano constituyen el reconocimiento de delitos de secuestros y soborno, por lo que podría ser solicitado en extradición a Venezuela para ser juzgado.

La respuesta de Bogotá, sin embargo, precisó que ``la Policía colombiana ha explicado de manera clara y contundente que no ha violado la soberanía de Venezuela’’.

Además, reprochó que Granda, ``reconocido y notorio vocero e integrante del grupo terrorista FARC ... participó en un Congreso Bolivariano realizado en Caracas los días 8 y 9 de diciembre del 2004, en representación de las FARC’’.

Por su parte, refiriéndose a Uribe, Chávez dijo ayer: ``No creo que usted haya sabido de esta operación que ha violado flagrantemente la soberanía del pueblo venezolano y que rechazamos categóricamente’’. Advirtió también que ``nada ni nadie me hará salir de esta posición porque represento la dignidad del pueblo de Venezuela’’.

‘’La situación de Granda es un episodio más de una serie de hechos que están mostrando un creciente conflicto entre el proyecto de Hugo Chávez y la decisión del presidente Uribe de aplicar el Plan Colombia’’, dijo Manuel Felipe Sierra, analista político venezolano.

Según expertos, si no es superado el impasse, sería la primera vez que Venezuela y Colombia suspenden relaciones comerciales en la historia binacional.

Venezuela es el segundo socio comercial de Colombia, país al que en el 2004 hizo exportaciones por valor de $2,500 millones y compras por $1,500 millones.

‘’Recibimos con preocupación la noticia porque puede tener consecuencias profundas’’, dijo Guillermo Botero, presidente de la Federación de Comerciantes de Colombia.

Colombia exporta a Venezuela manufactura liviana como cueros, textiles, plásticos, papelería, productos agropecuarios y piezas de repuesto. Venezuela exporta a Colombia derivados del petróleo y petroquímicos, productos metalúrgicos e industriales.