La agonía de Sharon

Por Isaac Bigio

Analista Internacional

Ehud Olmert asumió el premierato israelí después que Sharon sufrió un derrame cerebral. La posible muerte del principal político israelí se da poco antes de dos elecciones claves para el futuro de las negociaciones de paz entre hebreos y palestinos.

El 25 de enero serán los comicios legislativos palestinos, en los cuales los intransigentes islamistas de Hamas conseguirán un gran avance. El 28 de Marzo serán las elecciones generales israelíes que fueron prematuramente convocadas por Sharon quien rompió con su tradicional partido de derecha para formar un bloque de centro (Kadima) que apuntaba a ganar éstas.

La figura de Sharon despierta muchas controversias. Nacido hace 77 febreros, desde adolescente sirvió militarmente a la causa sionista y participó en todas las guerras contra los árabes. Para muchos israelíes él es un héroe y una garantía para su seguridad. Para muchos árabes él es un criminal de guerra que organizó o dejó pasar matanzas “terroristas” como la de Qilaya 1953 (donde murieron 70 civiles jordanos) o la de Sabra y Shatila 1982 (donde murieron 3,000 palestinos, casi tantos civiles como en las Torres Gemelas de Manhattan). Para los halcones hebreos él es un traidor pues, tras haber sido el campeón en la creación de colonias en los territorios árabes conquistados en 1967, él acabó replegándose de Gaza. Para los pacifistas israelíes él fue el gran enemigo de reconocer un Estado palestino, aunque al final quiso desconectarse de zonas palestinas incontrolables. Antiguos camaradas y oponentes suyos le acusan por varios escándalos de corrupción.

Sin embargo, él ahora pasaba por una alta popularidad y apuntaba a conseguir un tercer mandato. Sharon hábilmente había sintonizado con una mayoría hebrea que viraba al centro. En un país polarizado entre dos opciones ante el problema palestino (la derecha que se niega a reconocer un Estado palestino y la izquierda que acepta devolver Jerusalén y las zonas capturadas en 1967), Sharon acepta devolver ciertas zonas para poder anexarse el este de Jerusalén y la antigua frontera