Gótico

Desde la mitad del siglo XII hasta principios del siglo XVI se da en Europa lo que se conoce como el periodo gótico. Es relativo al arte que se desarrolló en el momento posterior al Románico y se caracteriza por expresar la elevación, el naturalismo y lo luminoso.

Se conoce como gótico haciendo referencia a los godos que es un antiguo pueblo europeo.

Con el estilo de construcción los arquitectos de la época buscaban dar altura a los edificios y se preocupaba porque tuvieran mucha entrada de luz solar. El arco de ojiva y la bóveda de crucería son aportaciones que distinguen a los edificios de la época.

El gótico se caracteriza por ser más austero y usa como elemento importante en su decoración la colocación de vitrales que se ubicaban en las grandes ventanas y permitían la entrada de luz proyectando los colores de los vidrios.

El arte gótico se desarrolló en Europa tomando mucha fuerza en Francia y buscando copiar a la naturaleza sin pretender idealizarla.

La escultura por su parte se vuelve más natural y expresiva conservando la monumentalidad.

Durante el mismo periodo gótico los cambios son constantes y se ven diferencias entre las representaciones hechas en la primera etapa y las pertenecientes a etapas posteriores.

La pintura es detallada y colorida, se manifiesta en miniaturas hechas para códices, así como en tapices..