En los brazos de Morfeo: Investigaciones demuestran que el sueño mejora la memoria

A algunas personas no se les escapa nada de la memoria, en tanto otras tienen problemas de retención. Investigadores en Boston han determinado que la diferencia entre tener buena o mala memoria puede radicar en dormir bien. Durante muchos años, los científicos han creído que la “consolidación de la memoria”, es decir el proceso mediante el cual se solidifican las nuevas conexiones entre las células cerebrales, ocurría con el paso de tiempo. Pero en un estudio publicado en la revista Neuroscience, el investigador Matthew Walker, del Centro Médico Beth Israel Deaconess, junto a otros colegas, halló que el sueño también juega un papel vital en hacer que la información permanezca en el cerebro. Los investigadores les enseñaron a un grupo de jóvenes universitarios una secuencia de movimientos de los dedos similar a una escala de piano. Después de un período de 12 horas, ya sea de sueño o de vigilia, se hizo un estudio entre los participantes con el propósito de probar su habilidad para recordar el movimiento de los dedos. Los investigadores hallaron que aquellos que durmieron mostraron una mejoría en la capacidad motora. Los resultados de este estudio pudieran explicar por qué los niños necesitan dormir más que los adultos. “A los 12 meses de edad, los pequeños se encuentran en un estado casi constante de aprendizaje de la capacidad motora, coordinando las extremidades y los dedos en varias rutinas”, dijo Walker. “Ellos tienen una inmensa cantidad de material para consolidar y, consecuentemente, este período intensivo de aprendizaje puede exigir una gran cantidad de sueño”, agrega el experto.