• México del Norte •
Terrorismo Casero
mexicodelnorte@yahoo.com.mx
Por Jorge Mújica Murias

“¿Qué haría usted si fuera presidente y las tropas todavía estuvieran en Irak, cuando los inmigrantes ilegales comiencen a tomar acción y bombardear edificios y otras cosas?” La pregunta no es un invento, sino de la vida real. La hizo Beau Bowman, un niño de quinto grado de primaria en una escuela en Iowa, en una entrevista con Barack Obama.

La respuesta de Obama, después de un sorpresivo WOW!, fue que los “inmigrantes vienen a este país y no andan haciendo explotar nada. Normalmente están trabajando en empacadoras o rastros, o trabajando en restaurantes o trabajando en la agricultura, recogiendo las cosechasÉ y cortando el pasto de Mitt Romney”, precandidato Republicano a la presidencia que todavía “tiene las agallas de poner estos anuncios sobre los inmigrantes”.

Romney, además de haber usado los servicios de una compañía de jardinería que emplea indocumentados guatemaltecos, acaba de ser premiado con el apoyo político de Tom Tancredo, quien anunció su retiro de la contienda presidencial dos semanas antes de perder la primera elección primaria en Iowa.

Según las últimas encuestas, Tancredo tenía un fabuloso 1 por ciento en las preferencias electorales de los Republicanos, de manera que perdería todas y cada una de las elecciones primarias y la elección general, pero muy lejos de haber sido vencido, Tancredo se retira como ganador.

Su triunfo está en la pregunta del joven Bowman, basada en un comercial de campaña del congresista de Colorado, que muestra a un niño cubierto de sangre y luego un encapuchado con una mochila en un centro comercial, deja oír el ruido de una explosión y después muestra escenas tomadas luego de los bombardeos terroristas en Europa. Según Tancredo, hay muchos terroristas sueltos en las calles de Estados Unidos.

Tancredo ganó porque su intención al declararse precandidato, así lo dijo claramente, era llamar la atención sobre el tema de la inmigración. Y no solamente en el tema, sino en lo que según él es “el problema” de la inmigración y su supuesto vínculo con el terrorismo.

El Miedo en los Huesos

Más allá de la pregunta de Bowman, Tancredo ganó porque ya le metió el miedo a los inmigrantes, hasta los huesos. Según un estudio del Centro Hispano Pew, más de la mitad de los latinos en Estados Unidos teme una posible deportación, y dos de cada tres afirman que la vida se les hace más difícil por la falta de una reforma migratoria.

Es más difícil, dicen los inmigrantes, encontrar trabajo y vivienda, hay menos posibilidad de acceder a los servicios públicos y de viajar al extranjero, y la mayoría piensa que en cualquier momento la policía les va a pedir sus papeles de inmigración.

Curiosamente, el Pew calcula que uno de cada cuatro latinos no tiene papeles, lo cual supondría unos 10 millones de indocumentados de este grupo étnico. Y digo curiosamente, porque más de 20 millones le tienen miedo a las deportaciones. Esto significa que todos los indocumentados tienen familiares documentados que tampoco se sienten a salvo.

No les falta razón: el clima anti inmigrante no es anti indocumentado, sino anti inmigrante y punto, y las acciones de la Migra no están limitadas a los indocumentados. Aquí en Chicago, su última modalidad es al aeropuerto O’Hare y detener a todos los inmigrantes que están esperando parientes en los vuelos de salida o llegada, y deportar a cualquiera que tenga algún antecedente legal, sin importar si es de ayer o de hace 20 años.

Según el diccionario, terrorismo es “el uso o la amenaza del uso de la fuerza o violencia por parte de una persona o un grupo organizado en contra de gente o propiedades con la intención de intimidar o chantajear una sociedad o gobierno, frecuentemente usado por razones ideológicas o políticas”.

El anuncio de Tancredo, aunque lo retire del aire con su retiro de la elección, ya hizo mella. Es terrorismo puro y simple, porque es parte de la creación del clima anti inmigrante que ya nos metió el miedo. Y Tancredo ganó porque Beau Bowman, hijo de votantes Demócratas, le creyó.

Y lo peor de todo es que no hay una sola voz, un solo anuncio que le diga lo contrario.