La alegre canción de la mañana

-Llegó la luz serena, y a levantarme voy.
La noche se aleja como una gran pena;
¡qué alegre que estoy!
-Los pájaros en coro cantan sus alegrías;
las jaulas vibran como arpas de oro.
Hermanos pájaros ¡muy buenos días!
-Las gotas de rocío comienzan a temblar
cual si tuviesen frío; las rosas más hermosas del jardincito mío con esos mil diamantes van a hacerse un collar.
-El hilo del agua, la trémula brisa, sus más alegres cosas empiezan a decir.
El cielo resplandece como una gran sonrisa...
!qué bello es vivir¡
 

Amado Nervo


1961

Gracias, Señor, porque me diste un año en que abrí a tu luz mis ojos ciegos;
gracias porque la fragua de tus fuegos
templó en acero el corazón de estaño.
Gracias por la ventura y por el daño
por la espina y la flor; porque tus ruegos
redujeron mis pasos andariegos
a la dulce quietud de tu rebaño.
Porque en mí floreció tu primavera;
porque tu otoño maduró mi espiga
que el invierno guarece y atempera.
Y porque, entre tus dones, me bendiga
-compendio de tu amor- la duradera felicidad de una sonrisa amiga.

 

Salvador Novo