Líderes mundiales piden un alto el fuego en Gaza y un papel más activo de la ONU

Los llamados a un alto el fuego inmediato y duradero en la Franja de Gaza y a favor de un papel más activo de la ONU en el conflicto se volvieron perentorios después de varios días de bombardeos israelíes en Gaza, que han causado cientos de muertos y miles de heridos.

Israel lanzó el sábado 27 de diciembre una ofensiva militar en la Franja de Gaza que ha provocado el mayor número de víctimas mortales desde la Guerra de los Seis Días de 1967. Esos ataques, realizados dentro de la primera fase de la operación “Plomo Fundido”, han sido respondidos por el movimiento islamista Hamas con el lanzamiento de decenas de cohetes Kasam y Grad contra las localidades israelíes vecinas a Gaza.

El Cuarteto para Oriente Medio, integrado por las Naciones Unidas, Estados Unidos, Rusia y la Unión Europea (UE), instó a declarar “un alto el fuego inmediato que debe ser respetado por completo”, según anunció la portavoz de la ONU, Marie Okabe.

El Gobierno de Estados Unidos pidió “un cese el fuego sostenible y duradero”, para lo cual considera imprescindible que el movimiento islamista Hamas pare de lanzar proyectiles contra territorio israelí, según afirmó el portavoz de la Casa Blanca Gordon Johndroe. Washington responsabiliza al Gobierno de Hamas de la nueva espiral de violencia, desatada después de que terminara una tregua de seis meses el 19 de diciembre.

Desde París, la UE también pidió el alto el fuego permanente, acceso humanitario inmediato a Gaza y la intensificación del proceso de paz.

En Latinoamérica, el gobierno ecuatoriano se sumó al exhorto a las partes para que pongan fin a la violencia, tras calificar de “inaceptable” la ofensiva israelí. El mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, giró instrucciones para convocar a una cumbre de emergencia que aporte una solución al conflicto, y arremetió contra la ONU por no haber tomado ninguna decisión para evitar una nueva matanza. “Lo que está probado es que la ONU no tiene coraje de tomar una decisión para poner paz. Y no tiene coraje porque Estados Unidos tiene el poder de veto. Por tanto, las cosas no ocurren”, aseveró.

Chile coincidió en la necesidad de que la ONU adopte un papel “muy activo” para generar condiciones para el diálogo. El ministro de exterior chileno, Alejandro Foxley, condenó el exceso de violencia en los ataques israelíes y lamentó la pérdida de vidas humanas.

Desde el lanzamiento de la operación militar israelí, varias capitales latinoamericanas han sido escenario de manifestaciones para pedir el fin de lo que califican como una “masacre” y una “barbarie”. Miembros de la comunidad palestina, grupos sindicales y de universitarios se concentraron frente a la sede de la embajada de Israel en la capital panameña con pancartas que pedían “alto al holocausto en Palestina” y “al terrorismo de Estado de Israel”.

En Santo Domingo, un grupo de dominicanos también se reunió frente a la delegación israelí para denunciar “el genocidio que está cometiendo Israel contra los palestinos”, dijo a Efe Nemen Nader, uno de los manifestantes.

Por su parte, la organización Human Rights Watch (HRW) acusó a Israel y a Hamas de violar el derecho internacional al haber causado la muerte de civiles en el enfrentamiento en Gaza.