Meta para el año 2009: mantenerse delgado

A lo largo del último año, y debido a la difícil situación económica que estamos viviendo, la gente no sólo ha tenido que apretarse el cinturón sino que además ha comenzado a cambiar la manera en que compra.

“Ahora que las fiestas han terminado, la gente está re-evaluando sus hábitos alimenticios para volver a cuidar su salud”, afirma Janice Baker, dietista matriculada y vocera de Fresh & Easy. “Al hacer las compras, las familias tienen que elegir alimentos que sean ricos en fibras, vitaminas y minerales, pero que además sean bajos en grasas y calorías. Estos alimentos también permiten que el estómago se mantenga satisfecho por más tiempo. Consumir cantidades abundantes de frutas y verduras es fundamental para llevar una dieta saludable y balanceada”.

De acuerdo al Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), durante el año 2005 sólo uno de cada siete estadounidenses realizaba suficiente actividad física y consumía al menos cinco porciones diarias de frutas y verduras. Según los informes del CDC, una mala dieta sumada a un estilo de vida sedentario puede generar graves problemas de salud, como obesidad y diabetes.

Los expertos en salud recomiendan una combinación de frutas como naranjas y manzanas; verduras como espinaca y tomates; productos lácteos como leche y yogur bajos en grasas; proteínas magras como la carne de pollo; y carbohidratos complejos como panes de grano entero y arroz integral; es decir, alimentos que son considerados ideales para llevar una dieta saludable.

Hoy en día, cerca del 66% de los adultos en Estados Unidos sufre de sobrepeso u obesidad y, según un artículo de la Clínica Mayo publicado en 2008, muchos niños en este país tienen sobrepeso o corren el riesgo de tenerlo.

“Es por ello que es importante que los padres les den el ejemplo a sus hijos”, afirma Baker. “Todos los miembros de la familia deben alimentarse bien cuando se reúnen en la mesa para que cada uno pueda cumplir con sus propósitos de Año Nuevo”.