Inicio

elpuentenacionales

  • Edición impresa de Enero 7, 2011

Cómo evitar un juicio hipotecario

La disminución de empleos y la gran cantidad de despidos están causando que miles de personas se atrasen en el pago de sus cuentas, incluyendo las hipotecas. Esto ha causado que numerosos propietarios de viviendas estén en riesgo de juicio hipotecario. Pero hay opciones para evitarlo.

Las estadísticas muestran que aún existe una alta cifra de viviendas al borde del juicio hipotecario. La Asociación de Banqueros Hipotecarios (Mortgage Bankers Association) pronostica que una de cada doscientas viviendas en Estados Unidos será sometidas a juicio hipotecario, y que cada tres meses, 250,000 nuevas familias entran en este proceso. La disminución de la actividad en el mercado de bienes inmobiliarios ha dado por resultado la caída de los precios de la vivienda para muchas personas. Además, la baja en el valor de las viviendas hace que muchas personas deban más en sus hipotecas que el valor real de sus propiedades.

Al contrario de lo que se piensa, los prestamistas no quieren enviar una vivienda a juicio hipotecario a menos que sea absolutamente necesario. Los prestamistas pueden perder entre 20 y 60 centavos por cada dólar en un caso de juicio hipotecario. El prestamista promedio pierde 50,000 dólares o más en estos casos por honorarios jurídicos y otros gastos. Esto quiere decir que probablemente los bancos deseen negociar con los propietarios en riesgo de juicio hipotecario.

Si se toman medidas antes de retrasar un pago, se puede salvar la reputación del propietario. Aquí van algunos consejos:

• Póngase en contacto con el banco para informarle que tiene problemas para pagar. Los propietarios deben hablar con el departamento de “mitigación de pérdidas”, para determinar posibles planes y calendarios de pago que difieran o reduzcan los pagos, o sea, una modificación del préstamo.

• Si la vivienda tiene suficiente liquidez, el propietario puede refinanciar la hipoteca a una tasa de interés mejor. El historial de crédito es un factor a considerar para determinar dicha tasa. Si es posible, evite otros préstamos riesgosos.

• Trate de vender la vivienda de forma convencional. Es lógico que el propietario se sienta muy ligado a su vivienda, pues, en esencia, es una propiedad. Pero aferrarse a la vivienda si no se puede costear puede causar problemas. Venda mientras le quede liquidez y busque una nueva casa con una hipoteca más asequible.

• Considere una venta a la baja, o short sale, si lo que debe de la hipoteca es considerablemente más que lo que vale la vivienda. El Departamento de Mitigación de Pérdidas también es responsable de aprobar ese tipo de transacción. El prestamista podría acceder a que la vivienda se venda por precio menor de lo que debe el propietario actualmente en su hipoteca.

• Ofrézcale al prestamista una transferencia de título para evitar el juicio hipotecario. Si se han tomado medidas para vender la casa sin resultados, el propietario puede proponer una transferencia de título de la vivienda, y el prestamista podría acceder a liberarlo de la hipoteca.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces