Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Enero 17, 2012

luisamontero

Por estos días de estreno, en los que empezamos a respirar el nuevo aire del 2012, hay algunas palabritas que nos causan, si no indigestión, estrés… ¡o los dos! La palabra báscula, por ejemplo, puede hacer que más de una buena amiga decida retirarle el saludo.

Para contrarrestar el efecto de los rezagos de las fiestas decembrinas que nos dejaron uno u otro kilo de más vamos a tratar de entender cómo podemos ayudarnos para iniciar el año con un poco de equilibrio en lo que a grasas y alimentos se refiere.

Es importante recordar, que más allá de la figura, eso de la nutrición tiene que ver con su salud, con el buen funcionamiento y el bienestar de su organismo.

El secreto está en buscar y conservar el equilibrio. Aun cuando la palabra grasa les genere a algunos más de un remordimiento hay que entender que las grasas, junto con los carbohidratos, representan la mayor fuente de energía para el organismo. Es decir que sin grasa, simplemente, no se puede vivir. El exceso de las llamadas “grasas malas” puede causar un gran número de enfermedades y la ausencia de “grasas buenas” también puede traer grandes problemas de salud.

Y entonces, ¿cuáles son las buenas y cuáles son las malas?

Entre las grasas malas están las que se conocen como grasas trans, que no son grasas naturales y que fueron creadas para hacer más efectivos los procesos de fabricación de alimentos. Son particularmente peligrosas para el corazón y están asociadas con el desarrollo de varios cánceres, e incluso, podrían incrementar el riesgo de diabetes tipo II. Estas grasas trans o grasas hidrogenadas están en las margarinas, en las comidas rápidas, en algunos productos de pastelería y en alimentos procesados y fritos. Para evitarlas, revise la etiqueta y asegúrese de que la grasa que se utiliza no ha sido hidrogenada.

Están también las grasas saturadas de origen natural, como la grasa de la carne de cerdo. El organismo no tiene la capacidad de procesarlas y las convierte en sustancias nocivas, que se adhieren a las arterias y afectan el funcionamiento del cerebro y el corazón.

Para darle al organismo las grasas que necesita están los aceites naturales, como el aceite de oliva extra virgen y todos los aceites vegetales. Los componentes básicos de las grasas son los llamados ácidos grasos. Entre ellos existe una variedad de sustancias que se conocen como omega 3, 6 y 9. La mejor fuente de omega 3 son los pescados pequeños de agua fría y los aceites de pescado.

Si quiere contrarrestar los efectos de las fiestas manténgase alejado de la comida chatarra, tome toda el agua que pueda y no deseche caldos, jugos y tés, así eliminará residuos tóxicos y bacterias atrapadas en el intestino y reducirá la carga del sistema digestivo.

Es bueno darle a su cuerpo el descanso que necesita y hacer ejercicio. Comprometerse con su salud es una buena forma de empezar el año nuevo.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces