Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Enero 21, 2014

Jóvenes inmigrantes frustrados por el programa DACA

Estudiantes indocumentados que vieron en el programa DACA (Acción Diferida para los Llegados durante la Infancia) el principio de un largo sueño en Estados Unidos ven truncadas sus esperanzas debido a los altos costos que deben pagar para estudiar.

Es que aquellos que podrían beneficiarse de continuar sus estudios en un nivel superior tienen que pagar 465 dólares por el trámite y luego colegiaturas hasta cuatro veces más costosas que las de un estudiante regular. Y la cuestión es que casi cuatro de cada 10 jóvenes elegibles para el programa viven en condiciones de pobreza.

“No fue lo que esperábamos cuando se anunció que venía esta oportunidad”, dijo Andrea Rodríguez, directora de servicios legales de la organización “Carecen” (Centro de Recursos para Centroamérica) de Washington, D.C.

Afirmó que de los cientos de alumnos que se presentaron en agosto de 2013 en las oficinas del organismo para comenzar su trámite en el programa DACA, en la actualidad se interesa tan sólo un estudiante por mes.

La directora explicó también que pese a que los casos se presentan a las autoridades de migración una vez que ya fue verificada toda su información, existe la posibilidad de que sean rechazados. En esas condiciones, el estudiante pierde los 465 dólares que ya le pagó al gobierno.

“Carecen” representó a cerca de 300 estudiantes de DACA y en sólo dos ocasiones ha visto solicitudes rechazadas.

La especialista mencionó que es importante que los estudiantes que han continuado bajo el programa DACA renueven su permiso después de dos años para poder mantener su estatus legal en Estados Unidos. De lo contrario, perderían no sólo su derecho de seguir matriculados, sino que incluso podrían ser deportados.

Gracias a DACA, cerca de dos millones de estudiantes indocumentados tienen el derecho a continuar sus estudios a nivel superior en este país, pero en la práctica la falta de dinero es un obstáculo para sus aspiraciones profesionales.

Por eso, decenas de estudiantes de Carolina del Norte marcharon el pasado sábado 11 de enero en varias ciudades para exigir una vez más al fiscal general del estado que no “entierre” sus sueños y les permita poder pagar las mismas colegiaturas que los residentes. “Tarifa igual para todos”, pidieron los asistentes a la “Marcha de los Sueños Rotos”.

Uno de los manifestantes, Juan Presas, de 23 años y originario de México, dijo que a pesar de residir 14 años en el estado y estar beneficiado con el programa DACA desde 2013, paga tarifa de extranjero en el colegio universitario comunitario del condado Granville.

“Trabajo más de 60 horas a la semana limpiando una fábrica para pagar los 4,000 dólares por semestre, mientras los otros estudiantes sólo pagan 1,000 por cuatro clases”, afirmó.

Asimismo, en el estado de Virginia se registraron casos similares. Por ejemplo, siete estudiantes inmigrantes, a quienes se les otorgó DACA, presentaron una demanda en la Corte de Circuito del Condado de Arlington debido a que se les negó la posibilidad de pagar los mismos costos que los demás por sus clases.

En ese sentido, el último 17 de diciembre, el Centro de Justicia y Asistencia Legal presentó el recurso legal contra el Consejo Estatal de Educación Superior de Virginia en el que exige bajar el costo por la matrícula a los estudiantes que se encuentran bajo el programa DACA.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces