Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Enero 6, 2015

¿Qué es la “Guía de la docena de aditivos sucios a los alimentos?

colum010615f1El Environmental Working Group (EWG), un organización sin ánimo de lucro dedicada a proteger la salud humana y al medio ambiente mediante la investigación, la educación y abogacía, lanzó su “Guía de la docena de aditivos sucios a los alimentos” para educar a los consumidores sobre qué aditivos alimenticios están asociados con problemas de salud, cuáles están restringidos en otros países, y/o cuales no deberían estar en nuestros alimentos. El EWG espera que la nueva guía ayude a los clientes a evitar los alimentos no saludables y también a influenciar a los legisladores a desarrollar reglamentos más detallados para los productores de alimentos en el futuro.

Según el EWG, más de 10,000 aditivos alimenticios tienen la aprobación para su uso en EE.UU. a pesar de las potenciales implicaciones sobre la salud. Algunos son “aditivos directos”, formulados deliberadamente en la comida procesada; otros son “indirectos”, o sea que penetran los alimentos durante su procesamiento, almacenamiento y empacado. De cualquier manera, algunos fueron ligados a fallas endócrinas, cardíacas, cáncer y una amplia variedad de problemas de salud.

Hasta arriba de la lista del EWG se encuentran los nitrato y nitritos, ambos generalmente agregados a las carnes curadas (como el tocino, salame, embutidos y salchichas) para prolongar su vida en el almacén y evitar que se decoloren.

Otro aditivo alimenticio dañino y muy común es el bromato de potasio, utilizado para fortalecer la masa para pan y galletas y ayudar a que esos productos se eleven durante el horneado. Pero el bromato de potasio está calificado como un conocido carcinógeno humano por el estado de California y por el International Agency for Research on Cancer. Los estudios con animales han mostrado que la exposición regular al bromato de potasio puede causar una variedad de tumores, que es tóxico para los riñones e incluso puede causar daño permanente al DNA.

La mayoría del bromato de potasio que se le agrega a los alimentos se convierte a un derivado no carcinogénico durante el horneado, pero una pequeña y significativa parte puede permanecer sin cambios, lo cual pone en riesgo a las personas que lo consumen. Al grupo EWG le gustaría que el gobierno de EE.UU. siguiera los pasos de Canadá y la Unión Europea en la prohibición del uso de bromato de potasio en los alimentos.

Otros aditivos en la lista incluyen propil parabenod, hidroxianisol butilado (BHA), hidroxitolueno butilado (BHT), propil galato, teobromina, diacetil, fosfatos y aluminio. Muchos colorantes artificiales también pueden provocar problemas de salud, reporta el EWG, así como muchos “ingredientes de sabor secreto” que los fabricantes de alimentos agregan a las comidas sin supervisión, para proteger sus secretos de marca.

Para más información sobre estos alimentos y cómo evitarlos, revise la lista en línea, en www.ewg.org/research/ewg-s-dirty-dozen-guide-food-additives/food-additives-linked-health-risks.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces