Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Enero 6, 2015

ONU sin fondos

La ONU decidió cancelar la labor del Programa Mundial de Alimentos (PMA) a los refugiados en Siria por falta de fondos. Cerca de dos millones de personas se verán afectadas por esta medida. Sorprende que con la violencia de los conflictos que hay  en la zona, el fin de las ayudas se deba a temas económicos. “La suspensión de las ayudas alimentarias del PMA expone la salud y la seguridad de estos refugiados y puede causar tensiones, inestabilidad e inseguridad en los ciudadanos de los países que los acogen”, señala Erthain Cousin, director ejecutivo del PMA.

La falta de financiación se agudiza con la llegada del invierno en Oriente Medio. A la falta de alimentos hay que sumar las precarias condiciones de higiene de los desplazados. El PMA necesitó cerca de 64 millones de dólares para cubrir las necesidades de los refugiados en el mes de diciembre. Pero los países no están por la labor de ayudar. La Comisión Europea prometió una ayuda de 5,5 millones de euros. Noruega, país que no forma parte de la Unión Europea, propuso una ayuda de 8 millones de euros, cifra superior a la de la institución europea.

El presupuesto de la ONU para 2014 fue de 16,400 millones de dólares. A la vista de la situación, se antoja un presupuesto muy bajo para la gran cantidad de problemas y conflictos que existen en el mundo.

Nadie puede negar la labor que desarrolla esta organización en los países que lo necesitan. Pero las misiones y programas de la ONU suelen ser muy costosas.

Las grandes potencias estatales son las principales fuentes de financiación de Naciones Unidas.

El presupuesto del que dispone la ONU se incrementó año tras año. También se incrementó el número de conflictos armados, la expansión de enfermedades para las que no se trató de dar cura, y cada vez hay más personas que viven bajo el umbral de la pobreza.

Produce rubor y escandaliza la escasa preocupación de los 193 estados miembros de la ONU para dar solución a los problemas que tienen lugar en el mundo en la actualidad. El caso más destacado es el de Estados Unidos. El país que preside Barack Obama aporta un 28% de la financiación para las operaciones de paz que desarrolla Naciones Unidas. El total de financiación de estas operaciones se cifra en 7,000 millones de dólares. Esta cifra choca con el presupuesto que Estados Unidos destina a su departamento de Defensa: casi 600,000 millones de euros.

El ejemplo de Estados Unidos pone de relieve que es casi más importante mantener la paz con armas que ayudar a los afectados por conflictos.

La ayuda humanitaria debería ser uno de los principales pilares para los estados en el siglo XXI. Se persiguen unos Objetivos de Desarrollo del Milenio que precisan de recursos para que se puedan realizar.  Mientras los presupuestos se destinen más a gastos militares que a la ayuda, la ONU no podrá desempeñar su labor y la situación se agravará en esas regiones.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces