Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Enero 20, 2015

Preocupaciones ambientales sobre el Canal de Nicaragua

Un mega proyecto apoyado por China para un nuevo canal a través de América Central amenaza la fauna silvestre, humedales y una Reserva de la Biosfera, advierten expertos.

En una reciente edición de la revista Nature, dos prominentes científicos sugieren que el proyecto amenaza con ser un “desastre ambiental” para Nicaragua. Están en riesgo “algunas de las más frágiles, prístinas y científicamente importantes” regiones de América Central, avisan.

La construcción de carreteras principales de costa a costa, un sistema ferroviario y de oleoductos, y de las zonas francas industriales y dos aeropuertos internacionales, tendrá como consecuencia la transformación de los humedales en zonas secas, pérdida de bosques y selvas, y destrucción de hábitats, incluidos los de las zonas costeras, aéreas, terrestres y de agua dulce.

El Gobierno nicaragüense concedió derechos de 50 años para construir y supervisar el canal por $40 mil millones para una empresa con sede en Hong Kong, sin pasar por los exámenes medioambientales.

La excavación de cientos de kilómetros de costa a costa, atravesando el Lago de Nicaragua, la mayor reserva de agua potable en la región, va a destruir cerca de 400,000 hectáreas de bosques tropicales y humedales.

Las amenazas para el Lago de Nicaragua, el mayor lago de agua dulce en la región, son bastante graves. El lago es demasiado superficial para el proyecto de las naves previstas para este megacanal. El dragado será obligatorio y, con toda probabilidad, serán necesarios drenajes desde el lago hasta el mar Caribe.

Por otra parte, el desarrollo que acompaña podría poner en peligro los ecosistemas circundantes. Unos 240 kilómetros al norte de la ruta del canal se encuentra la Reserva de la Biosfera Bosawas, 2 millones de hectáreas de bosque tropical que es el último refugio de muchas especies en peligro de extinción.

Menos de 115 kilómetros al sur está la Reserva Biológica Indio Maíz, con más de 318,000 hectáreas de bosque tropical seco. Peor aún: la ruta del canal probablemente atraviese el sector norte de la Reserva Natural Cerro Silva.

Sobre la base de esta ruta, los científicos y los ecologistas estimaron la cantidad de hectáreas que serán incorporadas a la zona del canal y sus subproyectos. Estas hectáreas se extienden a través de bosques, reservas, humedales y terrenos designados como autónomos y que pertenecen a las poblaciones indígenas tradicionales de la costa caribeña nicaragüense.

Las rutas migratorias de animales a través de este corredor se truncan. Los bosques serían cortados para dar paso a la línea del tren, el canal y el oleoducto. Lo más probable es que los canales de los humedales sean drenados o rellenados para dar paso a los aeropuertos y las zonas industriales planificadas.

De acuerdo con algunos asesores del Gobierno, el canal haría crecer al país un15 por ciento en 2016. Cifra ésta muy embriagadora para una nación en desarrollo. Y de acuerdo con el contrato de concesión, en 50 años, Nicaragua será dueño del 51 por ciento de las acciones de la empresa.

Pero, ¿cuál será el costo ambiental?

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces