Inicio

elpuentenacionales

  • Edición impresa de Enero 5, 2016.

Estados Unidos planea redadas para deportar a familias que violaron la frontera

El Departamento de Seguridad Interna comenzó a preparar una serie de redadas cuyo objetivo es la deportación de cientos de familias que llegaron a Estados Unidos desde inicios del año pasado, según allegados al operativo.

La campaña a nivel nacional, ejecutada por agentes del U.S Immigration and Customs Enforcement (ICE), comenzará en enero y se trata del primer esfuerzo a gran escala de deportar familias que huyeron de la violencia en Centroamérica. Más de 100,000 familias con adultos y niños hicieron el viaje cruzando la frontera sur desde el 2014, aunque esta migración fue opacada en gran parte por el aumento de migración de menores no acompañados.

Las operación de ICE se enfocaría sólo en adultos y niños, a quienes un juez de inmigración ya les ha ordenado que salgan de los Estados Unidos, según los oficiales familiarizados con la hazaña, quienes hablaron en condiciones de anonimato ya que la política aún se encuentra bajo planeación y no se obtuvo autorización oficial por parte del DHS.

Los adultos y jóvenes serían detenidos en cualquier parte donde se les encuentre y deportados inmediatamente. La meta es deportar cientos o más.

Las deportaciones propuestas fueron controversiales dentro de la Administración de Obama, que discutió el asunto por varios meses. El secretario del DHS, Jeh Johnson, estuvo presionando para la movida, según aquellos inmersos en el debate, en parte por un aumento en el número de inmigrantes ilegales en los últimos meses. Los expertos dicen que la violencia, que era un factor clave para que la gente huyera de Centroamérica, apareció nuevamente, con la tasa de homicidios en El Salvador llegando a su nivel más alto en una generación. Una sequía en la región también motivó la migración.

Los grupos opositores a las deportaciones manifestaron su preocupación, ya que no se les informó sobre los planes. Citaron lo que llaman errores y abusos en el trato del Gobierno y procesos legales para con esas familias, muchas de ellas huyendo del peligro o la persecución en El Salvador, Guatemala y Honduras.

Aunque la mayoría de la atención pública se enfocó en los menores cruzando la frontera solos, el número de niños que entraron con un familiar, conocidos por el DHS como “unidades familiares”, también aumentó dramáticamente.

Con el aturdimiento inicial del Gobierno, muchas familias simplemente fueron liberadas y citadas para fechas de juicios migratorios para determinar si se les otorgaría el asilo.

Algunos nunca se presentaron, o sus solicitudes de asilo fueron rechazadas y su deportación fue ordenada por jueces de inmigración. Esa población se encuentra entre aquellos buscados en las próximas redadas.

En los meses recientes, el influjo de familias cruzando la frontera aumentó repentinamente. El número de unidades familiares aprehendidas aumentó 173 por ciento en octubre y noviembre, comparado con el mismo período el año pasado, según datos del DHS analizados por el Migration Policy Institute, un grupo de análisis no partidario.

 

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces