Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Enero 19, 2016.

De la esperanza al miedo: el Estado de la Unión para la comunidad inmigrante

Hace un año, el Estado de la Unión fue esperanzador para los inmigrantes. Ahora, entre las redadas del gobierno de Obama contra los refugiados centroamericanos y la completa adopción de la retórica y políticas nativistas de los republicanos, la esperanza de la comunidad inmigrante fue reemplazada por el miedo.

Recordemos el Estado de la Unión del año pasado. Gracias al poder y la valentía de la comunidad inmigrante y del movimiento pro inmigrante, el presidente Obama había finalmente cumplido su promesa de hacer algo frente a la inacción del Congreso y al rechazo de los republicanos de dar un voto a la legislación por la reforma migratoria. El anuncio de noviembre de 2014 para extender DACA, establecer DAPA y cambiar las prioridades en la aplicación de las leyes de inmigración entusiasmaron a millones de familias.

Cuánta diferencia puede significar un año. La demanda con motivos políticos de los republicanos en contra de la acción ejecutiva jugó políticamente con la vida de la gente, bloqueando los programas de acción diferida –por ahora– y amenazando con dejar a millones de inmigrantes en el limbo, una vez que termine el periodo presidencial de Obama. El surgimiento de Donald Trump y la forma como generalizó el odio y el racismo dirigido a los mexicanos, musulmanes y al “otro” dio lugar a un gran viraje en el Partido Republicano hacia la extrema derecha en el tema migratorio. Todo el ámbito presidencial republicano se compromete a redoblar la seguridad, terminar con los programas de acción ejecutiva y bloquear una vía inicial a la legalización y una alcanzable vía a la ciudadanía, a pesar del apoyo a tales medidas por parte de tres cuartas partes de la nación.

Hasta hace poco, el nativismo en la campaña republicana sirvió para aclarar las diferencias entre los dos partidos en el tema migratorio. Sin embargo, la reciente decisión del gobierno de Obama de llevar a cabo redadas contra los refugiados centroamericanos está empañando esas diferencias.

Como resultado de las protestas de la comunidad inmigrante, líderes demócratas de ambas cámaras del Congreso están denunciando la política del gobierno de Obama, mientras que los candidatos demócratas a la nominación presidencial expresaron su oposición. De hecho, el único líder político que elogió las redadas del presidente Obama es Donald Trump.

Entre las redadas que alimentan el miedo y la retórica de los republicanos que fomenta el odio, las comunidades inmigrantes se preguntan qué sigue. ¿Estados Unidos les dio la espalda o los políticos hacen cálculos a corto plazo que resultarán contraproducentes? Una cosa es cierta: frente al miedo y la demagogia, la comunidad inmigrante está protestando y organizándose para defenderse a sí misma. Quienes ignoren este poder háganlo por su cuenta y riesgo.

America’s Voice

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces