Estados Unidos está experimentando los dolores del crecimiento. Parte de su dilema proviene de tener que aceptar que ha ocurrido un cambio y todos tenemos que acoplarnos a éste.

Después de una continua ola expansiva de inmigración, el país se ve enfrentado al hecho de que la gente que ha venido está trabajando y enriqueciendo el país. La otra cara de esta situación es que los recién llegados ya no son tan recientes, muchos de ellos llevan aquí lo suficiente para haberse hecho ciudadanos y por lo tanto, con la capacidad de participar en cada nominación y votación que se suceda en el país. En otros casos existen aquellos que son segunda o tercera generación aquí y han hecho de éste su país, por lo tanto desean participar en el proceso electoral.

Lo dos partidos formales están coqueteando o llamando abiertamente a los latinos a participar en sus partidos. Tal vez algunos políticos esperan que los votantes sean asociados silenciosos en el proceso y este ha sido el caso por largo tiempo, pero ahora hay un creciente número de latinos participando a todos los niveles y deseando ser voceros de las preocupaciones y puntos de vista de su gente.

Hasta hace unos pocos años Indiana no se preocupaba de este asunto, ya que casi no había migración hacia su territorio. Esto ha cambiado e Indiana cuenta ahora con una creciente presencia de hispanos, no solo viniendo del extranjero sino de Latinos que están relocalizandose.

En el caso específico de la parte norte de Indiana, casi no ha habido participación Latina en la administración de ciudades y pueblos.

Es por esto que es emocionante y nos anima ver gente como Joe Guerrero empezar a llenar ese vacío al lanzarse para el Concilio del Condado de Elkhart. Esperamos ver muchos latinos más en las futuras nominaciones. También es nuestra esperanza que no solo el voto sea el único derecho que como ciudadanos los latinos ejerzan. Tiene que haber una continua participación en la administración de las ciudades, a fin de ser parte de la toma de decisiones.

En lugar de distanciarnos de lo que ocurre y después criticar los resultados, estamos llamados a ser parte de una comunidad comprometida en el crecimiento, junto con otros.

Esto va a ser incómodo para muchos, pero es parte de crecer. Todos tenemos que hacer cambios y acoplarnos a las nuevas responsabilidades y posibilidades.