Las Mariposas Monarca

Por: Elvia Domínguez

Las mariposas son insectos de cuerpo pequeño y grandes alas de colores. Todas son muy bonitas y muy especiales. Cada año la mariposa Monarca realiza un viaje muy, pero muy largo, para venir a México. Las mariposas monarca viven en los bosques de Canadá, un país que está cerca del polo norte. En invierno sus bosques se cubren de nieve. Como las mariposas no resisten el frió, se marchan. Van en busca de sitios más cálidos dónde pasar el invierno para no morirse de frió. Millones de ellas emigran hacia México. Las mariposas inician su viaje en agosto. Vuelan hacia el sur en grupos formados por miles de ellas, a lo largo de tres meses; de noche bajan a descansar en los árboles y de día continúan su viaje. Primero cruzan los bosques de Canadá, luego atraviesan los Estados Unidos y finalmente entran a México, pero aun viajan muchos kilómetros para llegar al lugar donde viven durante el invierno. Después del larguísimo viaje, las mariposas llegan en noviembre a los bosques de Michoacán y del Estado de México. Entonces permanecen allí durante el invierno. Cuando las mariposas llegan es un espectáculo increíble pues los bosques de hóyameles quedan cubiertos por ellas. En estos bosques encuentran su alimento y se quedan dormidas durante más de dos meses, de manera que en febrero del siguiente año, las mariposas despiertan y revolotean y después se aparean para reproducirse. Finalmente, cuando llega la primavera, las mariposas inician su largo viaje de regreso a Canadá, cerrando así un ciclo completo. Si cuidamos los bosques para tener donde recibirlas cada año, las mariposas Monarca regresarán a México.

Así crece una mariposa Monarca

La hembra pone alrededor de 400 huevos en la hoja de una planta llamada asclepia. Del huevo nace un gusano amarillo negro y blanco con muchas patas. El gusano se cuelga de una rama y con la boca teje una bolsa de seda en la que se envuelve. Después de 8 a 10 días el capullo se rompe. La oruga se ha transformado en mariposa.

 

Poema

En los viejos sauces de nuestro jardín,

Hay miles de gusanitos en el mes de abril,

Con sueño y frió suben por el muro

buscando un lugar calientito y seguro.

Llega el mes de mayo con su calurosa primavera

Y hay en el jardín muchas mariposas,

Ya no hay gusanitos cuando despertaron

Tienen bellísimas alas y alegres volaron y volaron.