“...continuad charlando de este modo y dejadme que os escuche! Vuestra charla me reanima; donde se charla, el mundo me parece extendido ante mí como un jardín. ¡Cuánta dulzura hay en las palabras y los sonidos! ¿No son las palabras y los sonidos los arco iris y los puentes de ilusión tendidos entre los seres por siempre separados? ... El lenguaje es una bella locura; el hombre, al hablar, baila sobre todas las cosas... Los sonidos hacen bailar nuestro amor sobre cambiantes arcos iris...”

 

Así habló Zaratustra
Friedric Nietzsche