El día 29 de enero, Goshen tuvo la fortuna de acoger a María Hinojosa, destacada periodista quien vino a compartir sus puntos de vista con la gente del área.

En un ambiente de camaradería, María Hinojosa (al centro), no solo envió un claro mensaje de responsabilidad y compromiso a todos los medios del área; sino que en compañía de Cynthia Wardlow, Directora de Asociados para el Aprendizaje de Goshen College y Pilar Barahona, maestra de ENL de Goshen High School disfrutó leyendo y observando algunas páginas del periódico El Puente.

 

Por un esfuerzo conjunto de LaCasa of Goshen, Goshen College y WNDU, se logró que ella aceptara la invitación a pesar de sus múltiples ocupaciones.

María, en la actualidad es corresponsal de noticias de CNN en la ciudad de Nueva York y además es la productora y locutora del programa “Latino USA” que se escucha en todo el país. Goshen College lo trasmite todos los sábados a las 12;30 p.m.

Hinojosa ha recibido el premio Rubén Salazar, por parte del Concilio Nacional de La Raza, reconociéndola como periodista destacada. También fue reconocida como una de las 25 madres más influyentes en América y la revista Hispanic Business la ha nombrado entre los 100 Latinos más influyentes en la nación.

Autora de dos libros: “Criando a Raúl : La aventura de educarme a mí misma y a mi hijo” y “Las pandillas hablan con María Hinojosa”

Son muchos otros los reconocimientos que ha recibido, pero lo más importante es que al hablar su voz fluye con el conocimiento de aquel que reconoce a otros seres humanos en un plano de igualdad, y además se considera en la búsqueda de un futuro mejor, junto con muchos otros.

María no reconoce las fronteras y limitaciones impuestas por la cultura hasta ahora. Ella se arriesga a ser políticamente incorrecta, con el único afán de encontrarse en los otros.

Sus conferencias fueron más bien hermosos discursos cargados de historias, pensamientos y comentarios humanos de situaciones incluso muy dolorosas como el relato de los inmigrantes cruzando el desierto y los reportajes a parientes en la llamada Zona 0 de Nueva York.

En la reunión anual de LaCasa hizo referencia a los inmigrantes y preguntó a los presentes si estarían en condiciones de irse por ejemplo, a la China, a trabajar, si ese fuera el único lugar con empleos. Esta fue su motivación para que otros entiendan el drama y lucha de los inmigrantes en Estados Unidos.

En la cena en Goshen College habló de la diversidad y como todos estamos llamados a colaborar en hacer un mundo mejor donde no hay ‘ellos’ y ‘nosotros’.

Después, en Umble Center de Goshen College, se dirigió a un grupo de más de 350 asistentes que la escucharon hablar de “Una nueva América- Ahora somos el Otro”. Uno de sus comentarios fue: “ya no hay adonde ir, no hay adonde escapar, pues en últimas, solo estamos tratando de escapar de nosotros mismos”.

Las antiguas luchas, prosiguió diciendo, “ya no pueden seguir siendo acerca de como repartir el pastel entre todos, sino también de como cambiar la naturaleza misma del pastel”, y agregó: “Es tratar de voltear el poder, pero eso no ocurre de la noche a la mañana, y nadie entrega el poder”. Su mensaje fue un llamado a conocernos hasta volvernos una sola humanidad.