Aumenta masivamente la oposición a la guerra

“Los estadounidenses no desean que su país se ponga fuera de la ley, convirtiéndose en un superestado ilegal. Eso sería demasiado desagradable”, ironiza el profesor Stephen Zunes, un especialista en movimientos pacifistas estadounidenses.

La próxima gran manifestación, que está previsto tenga carácter mundial, podría coincidir con la possible presentación de un nuevo informe de los inspectores de desarme ante el Consejo de Seguridad a mediados de febrero.

“No hay dudas de que cuanto más pasa el tiempo, tanto más crece el apoyo que reciben los pacifistas”, añade el profesor, quien señala que “la oposición a la guerra está creciendo en Estados Unidos y en el exterior”. Los pacifistas lograron movilizar en tres oportunidades a decenas de miles de manifestantes, desde fines de octubre. En cada una de ellas, los observadores quedaron sorprendidos por la diversidad social y racial de los participantes, sus diferencias de edad, su pertenencia a diferentes iglesias, asociaciones feministas, sindicatos, diversas corrientes de izquierda y grupos de ex combatientes.

Tony Murphy, portavoz de ANSWER., comenta: “Aquí hay una guerra que es llevada adelante por los medios empresariales que tienen intereses petroleros y hay una dinámica muy fuerte contra el envío de jóvenes a la guerra”.