Musulmanes oran por la paz

Más de dos millones de musulmanes comenzaron a subir al Monte Arafat, cerca de La Meca, en uno de los momentos más importantes de la peregrinación anual, en el que se rezó por la paz en Irak, país al que Estados Unidos amenaza con declarar la Guerra.

Los peregrinos permanecieron hasta el anochecer en Arafat, donde el profeta Mahoma pronunció su último sermón, hace 14 siglos. Este es un día de oración y meditación. La peregrinación a La Meca está marcada este año por la creciente tensión en la región, a raíz de la amenaza de guerra contra Irak, y se desarrolló en medio de estrictas medidas de seguridad adoptadas por las autoridades iraquíes.

“Pido por la paz de todos los pueblos de la tierra. No quiero una guerra, no quiero que mi país participe en acciones militares. Los iraquíes son también hermanos musulmanes”, repetía el peregrino turco Omer Dogan, de 27 años.

Al mediodía, los peregrinos participaron en una oración colectiva durante la cual, el gran mufti de Arabia Saudita, jeque Abdel Aziz Ben Abdalá al Cheij, declaró que “los enemigos del islam dirigen sus ataques a la vez contra la fe y contra la economía” de los musulmanes.

Esta concentración en el monte de la Misericordia de Arafat simboliza la esperanza de los hombres en el día del Juicio final.

Según las autoridades locales, 1 millón 431 mil de fieles llegaron a La Meca de otros países, una cifra récord, a la que hay que agregar unos 800 mil sauditas residentes en el país, 200 mil de los cuales viven cerca de La Meca.

Esta peregrinación es uno de los cinco pilares del islam y todo musulmán que tenga los medios necesarios debe realizarla al menos una vez en la vida.