El marfil Marino: Talento Artesanal Chileno

Por: Yizzar Prieto

El trabajo del pescador es uno de los más difíciles del mundo. Días y noches en altamar enfrentando la fuerza abrumadora del océano. En tierra firme hay posibilidades de encontrar refugio de las grandes tormentas pero en altamar un barco enfrenta el océano sin ninguna protección.

A pesar de estas condiciones adversas, la pesca ha sido un modo de vida para la gente que vive junto al mar. En una ocasión que tuve la oportunidad de conversar con un pescador de la costa de Oaxaca, me mencionó que para ellos los peces están imaginariamente agarrados a las redes y a las líneas y que “solo toma salir al mar para traerlos”. El mar en su generosidad produce alimentos para toda la gente sencilla que depende de él.

La mayor parte de la gente estaría de acuerdo en que requiere cierto grado de locura llevar a cabo este trabajo, pero la realidad es que el pescador tiene un grado de asombro increíble por el mar. Las tormentas, las redes, la aventura, todo crea un ambiente de reto y convivencia con la naturaleza. El mar es el contrincante y a la vez el incansable proveedor.

Hace como un mes recibí un correo del Sr. Eladio Veas Morales, desde Caleta Higuerillas, en Chile. El Sr.Veas forma parte de un grupo de pescadores que se dedica al trabajo artesanal del marfil marino. Por muchos años trabajaron pescando el pez espada en las costas de Chile. De día cazaban los peces con harpones y de noche con redes. El pez espada llega a Chile por el sur, en el mes de Febrero y se pierden en Octubre, hacia el norte. Este ha sido el estilo de vida de los pescadores en las costas de Chile a lo largo de los siglos.

En los últimos años, barcos pesqueros industriales han estado depreciando la población del pez espada. Cada día hay menos ejemplares por las grandes cantidades que estos industriales sacan del mar. Para pescadores como Eladio fue cada vez más difícil ganarse la vida a través de la pesca. Por esta razón, él y sus compañeros se dedicaron a la artesanía hecha de la espada del pez, la cual es conocida como marfil marino. En esta trabajo manual encontraron una manera de identificarse con el pez, cuyo presencia está ligada a su vida. Además, lo hacen ocupando las espadas que desperdician los barcos industriales.

Las muestras del trabajo que estos pescadores hacen con las espadas son sorprendentes. El marfil marino solo se puede trabajar con herramientas cortantes debido a la dureza del material. Entre sus artesanías se pueden observar motivos marinos, figuras humanas, barcos y veleros, todo tallado con sumo cuidado sobre el duro marfil. Un trabajo puede tomar entre una semana y dos para completarse.

De esta manera estos artesanos-pescadores instalaron un local llamado “Roca Oceánica” para vender a los turistas que vienen a visitar las costas chilenas. Además, tienen una página en internet, donde exhiben su trabajo artístico. Para los interesados en adquirir esta rara y finísima artersanía, la dirección es http://www.martierra.cl

Agradecemos al Sr. Eladio Veas la oportunidad de dar a conocer su trabajo a través de nuestra publicación y esperamos que puedan seguir triunfando en su difícil tarea, la cual resulta de las condiciones que los alejaron de la pesca. Una vez más, queda demostrada la capacidad de supervivencia del espíritu latino, que no se rinde ante condiciones adversas.