“Me preparé para servir a dos culturas”

Diálogo con un hispano y su trabajo en la comunidad

Gilberto Pérez es un hombre de muchos lugares. Aunque su origen es mexicano, ya que sus bisabuelos vinieron de allí, él nació en Wauson, Ohio y recuerda que su abuela era de San Fernando, Texas.

Hoy en día cuando la gente le saluda en la oficina postal, ya no le pregunta si es de Puerto Rico; lo han aceptado como alguien que está con ellos. Gilberto recuerda que de niño sus padres se fueron a servir a la iglesia en Texas y fué allí donde asistió a una escuela bilingüe, de manera que desde muy temprana edad aprendió los dos idiomas. El considera que por esa educación puede comunicarse ahora con facilidad en ambas lenguas, luego fue fundamental para su formación tanto personal como académica. “Me preparé para lo que hago hoy en día; poder alcanzar a dos culturas” dice él .

En Heston College estudió sociología y después hizo servicio voluntario con la Iglesia Menonita en San Antonio, TX. Allí participó en una clínica de salud por dos años y se vinculó al área médica y de trabajo social. Después de esta experiencia volvió a Heston por dos años para terminar su carrera de sociología y se trasladó a Eastern Mennonite University donde terminó trabajo Social con área menor en sociología.

Parte de la preparación a nivel de maestría fue en el campo clínico de psicología. Esta la llevó a cabo en Puerto Rico, con un enfoque no tanto clínico sino comunitario, donde se trata de hallar las fortalezas de las personas y sus necesidades en lugar de problemas y cómo el individuo puede encontrar sus propias metas.

Estando en la universidad conocí a la que hoy es mi esposa, Denise. Ella se había criado en Puerto Rico, donde sus padres hicieron trabajo misionero de los años sesenta a los noventa. Denise le manifestó su sueño de volver a Puerto Rico para enseñar en la escuela donde ella creció.

Es por eso que sé lo que es ir a territorio desconocido, con otra gente, en otra tierra. “ Esa experiencia me trasformó” dice él, con emoción. “me cambió para siempre” añadió.

También fue un motivo de tensión al comienzo entre los dos sueños. Cada cual quería trabajar con su gente; ella allá y yo aquí. Finalmente obtuvimos contestación a la oración que habíamos hecho. Allí permanecimos cinco años.

El idioma fue muy difícil. “ Yo estaba acostumbrado a pensar y hablar en inglés”, dice, “Al entrar de lleno donde todo era en español, mi pensamiento tuvo que cambiar. Yo creo que hasta la lengua me cambió”.

Por qué les estoy contando de esta entrevista con Gilberto?

Porque quiero mostrar un poco de donde viene el programa ‘Bienvenido Acculturation Program” Ayuda, para hoy, esperanza para el mañana.

Gilberto Pérez es el creador y fundador del programa, el cual ofrece clases de educación de salud mental a los inmigrantes Hispanos recién llegados. A los participantes se les da la oportunidad de mirar su experiencia de migración e identificar sus fortalezas, necesidades, y establecer los objetivos que le ayudarán más a integrarse a su comunidad. Las clases se ralizan en español.

Entre los objetivos del programa se encuentran que la persona comprenda la experiencia de la migración, reconozca las similitudes y diferencias de su cultura y la cultura en la que ahora se encuentra y que descubra y respete los valores culturales de las mismas. Esta experiencia le dará herramientas para mejorar su reciente transición.

Las clases se llevan a cabo en escuelas, casa, iglesias, bibliotecas públicas, negocios, centros de salud.

En la actualidad Gilberto Pérez trabaja en el Northeastern Center, Inc., situado en 1150 Lincolnway South, Ligonier, IN. 46767 y su número de teléfono allí es (260) 894-7179. También puede escribirle a gperez@northeasterncenter.org

Si quiere saber más del programa o quiere tomar el curso para facilitadores no dude en contactarlo.

El Puente seguirá informándoles de este programa en sus próximas ediciones.