Mundo al día

Por Isaac Bigio

China vs Japón

Hace 100 años Japón venció a Rusia en una guerra. Hoy ambas naciones se acercan. Putin visitará Tokio. Japón viene invirtiendo billones en Rusia y ambas construirán un nuevo ducto de US$10,000 millones que lleve el gas ruso hacia el Pacífico sin desembocar en puerto chino.

Japón, junto a Rusia, teme el crecimiento de China, país que hace siete décadas invadió. Tokio pide a Israel y a la UE que paren de venderle tantas armas a Beijing, y ha destacado más de 50,000 tropas a proteger aquellas de sus islas que miran a China.

Una “guerra fría” del Pacífico podría irse dando. No es entre socialistas y liberales, sino entre dos potencias que ansían desarrollar sus inversiones y conquistar mercados.

China no quiere que Japón entre al Consejo de Seguridad de la ONU y Tokio empieza a rearmarse. Por primera vez desde 1945 los nipones tienen tropas en otro país (Irak) y quieren dotar a su Ejército de misiles de alta tecnología.

Colombia vs Venezuela

Uribe y Chávez se acusan mutuamente de haber violado la soberanía del otro. Uno por “albergar terroristas” y el otro por “avalar secuestros” en un país extraño. La actitud de Bogotá es alentada por Washington. Chávez, tras ganar ampliamente el referendo y las elecciones regionales, se ha envalentonado y ha empezado a tomar medidas que afectan intereses pro-EU. Ha hecho un “tour anti-imperialista” tri-continental, ha lanzado una reforma agraria y viene restringiendo a la prensa opositora.

Al igual que vemos en el Medio Oriente, la estrategia anti-terrorista norteamericana acaba golpeando a regímenes que son acusados de ser blandos con ellos. Bush invadió Afganistán acusándolo de albergar a Bin Laden y viene cercando a Siria e Irán tildándolos de protectores de Hamas y el Hizbola. Ahora podría estar intentando acorralar interna e internacionalmente a quien percibe como una versión criolla de lo que ha sido el “anti-imperialismo pan-árabe”, pero asentado en la primera reserva petrolera sudamericana.

Lío Granda

El hecho de que Granda (líder de las FARC) haya sido secuestrado en Venezuela y luego encarcelado en Colombia ha conllevado a que Caracas plantee suspender relaciones comerciales y diplomáticas con Bogotá.

El rapto, que ocurrió casi al mismo tiempo que nacía la Comunidad Sudamericana, saca a luz un conflicto no sólo entre los dos regímenes políticos más contrapuestos que ésta tiene, sino entre dos principios.

Uribe, apoyado un 100% por Bush, apela a la lucha contra los “terroristas”, acusa a Venezuela de cobijarlos y justifica toda acción para reprimirlos. Los espías colombianos, que ya han capturado jefes de las FARC en Ecuador y Venezuela, seguro están operando en Perú, Brasil y Mesoamérica.

Chávez reclama que si Uribe quería extraditar a Granda debió haberlo hecho con vías legales, y que si se deja pasar esta “violación a su soberanía nacional” luego seguirá una cadena de intromisiones que no sólo afectará a Venezuela, sino a la región.

Indianismo

En los últimos años se han producido diversos levantamientos que han azuzado la cuestión india desde Quito a Andahuaylas y desde Chiapas al Chapare. El nacionalismo étnico viene creciendo internacionalmente y fue uno de los actores que precipitó la desintegración de las federaciones socialistas este-europeas en 1989-1991.

La Unión Europea ha tratado de contrarrestar los efectos centrífugos de los reclamos étnicos permitiendo que las nacionalidades minoritarias tengan sus propias autonomías y parlamentos, y se aliente el uso oficial de sus lenguas en colegios, universidades, tribunales, congresos y la media.

Es inevitable que sigan creciendo demandas en pro de hacer que nacionalidades amerindias tengan niveles de autonomía y que en sus propios idiomas puedan ser instruidos, juzgados o legislados.

Sectores subversivos usarán esos reclamos para impulsar un levantamiento popular, mientras que liberales y socialdemócratas podrán tomar algunas de esas peticiones queriendo evitar una explosión social y racial, y buscando la integración al Estado de pueblos históricamente marginados.