ECOLOGIA: Cómo liderar a nuestros líderes

Por Javier Sierra

Durante cuatro años hemos librado una dura batalla contra la irresponsable política medioambiental de la Administración Bush. Y digo irresponsable porque proteger a muchos de los peores contaminadores del país a cambio de contribuciones electorales y a costa de la salud del público se merece ese calificativo.

Sin embargo, nosotros podemos dar el ejemplo, todos los miembros de la comunidad, de cómo podemos disfrutar de los recursos de la naturaleza sin necesidad de destruirla. Con un pequeño esfuerzo diario podemos lograr enormes resultados.

Cada año, Estados Unidos genera 200,000 millones de toneladas de basura. Si el resto del mundo viviera y consumiera como los habitantes de este país, harían falta cinco planetas para mantenerlo. Pero una gran porción de los despojos son productos reciclables. Separe estos artículos en contenedores especiales y entérese cuáles son los días de recolección. Asimismo, consuma productos reciclados para dar así aún más incentivos a las compañías.

Los productos de limpieza, insecticidas, medicinas, disolventes, fertilizantes, fluidos de carro y un sinfín de sustancias tóxicas en muchos casos se desechan en la basura, el inodoro o el alcantarillado. Tarde o temprano estos venenos regresan a su origen a través del agua, el aire o los alimentos que consumimos. Infórmese qué alternativas de desecho existen en su comunidad.

Estados Unidos, con sólo el 6% de la población mundial, consume el 25% de los recursos de la Tierra. Cada año, en este país, se pierden 3,500 millones de horas y 5,600 millones de galones de combustible en atascos de tránsito.

En invierno, sobre todo en las zonas más frías del país, haga el mínimo de ajustes en el termostato. Si programa su unidad a 68ºF, cada grado que lo aumente incrementa su cuenta de energía en un 3%. Aísle térmicamente ventanas y puertas, cambie el filtro del calefactor regularmente, use ropa cálida en su hogar, apague la luz cuando no la necesite y procure que la mayoría de las actividades diarias las haga en la zona más cálida de su hogar.

En Santa Mónica, California, está la sede del Consejo por la Defensa de Recursos a Nivel Nacional, un grupo medioambiental, el cual, gracias a su diseño futurista, consume la mitad de energía y un 60% menos de agua que un edificio comercial estándar.

En Londres, un complejo residencial y comercial construido en lo que era una planta de tratamiento de aguas negras genera su propia energía, recicla su propia agua y acondiciona su propio aire con un mínimo impacto medioambiental.

Todos éstos son ejemplos de cómo podemos liderar a nuestros líderes, para que, con un poco de suerte, el gobierno de Bush no se haga el sordo ante los contaminadores.