Estados Unidos tiene gente maravillosa, increíblemente generosa y que se preocupa por el bienestar de otros. Yo admiro su espíritu cívico orientado a la comunidad y la forma ingeniosa en que se enfocan los problemas.

He visto como se organizan para reunir fondos, por ejemplo, para las víctimas de tsunami, inundaciones, terremotos y otros desastres en cualquier parte del mundo.

El siguiente paso para ser más efectivos en su generosidad sería lograr que la información verdadera acerca de lo que sucede, le llegue a la gente común. Por ejemplo, la semana pasada cuando compartía con un grupo de ciudadanos muy activos acerca del Plan Colombia, al mencionar que Colombia está entre los diez exportadores mayores de petróleo a los Estados Unidos, descubrí que muchos de los presentes pensaban que el problema de ese país eran las drogas y no el PETROLEO. Durante varios años mucha gente ha anunciado que Colombia se convertirá en el próximo Irak. La billonaria “ayuda” enviada en los últimos cinco años ha sido invertida en entrenamiento militar y armas de los Estados Unidos.

A nivel local he visto como individuos de muchas organizaciones y comités buscan una mejor vida para la comunidad; ellos, los que abogan por los refugiados, los inmigrantes, los enfermos y los pobres. De hecho, los Estados Unidos son una nación llena de gente muy ocupada que trata de compensar los efectos nocivos de un presoupuesto mal balanceado.

En la actualidad, la administración de EU ha vuelto a anunciar un recorte a los programas de bienestar social y ha favorecido el aumento del gasto de defensa. Estos recortes de presupuesto y la orientación de los mismos nos afectan a todos. Localmente la gente sufrirá las consecuencias por falta de recursos básicos. Veremos una disminución en la calidad de vida, que aumenta la posibilidad de la violencia. Tal vez se podrían re-dirigir los dineros asignados a nuevas cárceles hacia programas de educación y oportunidades de empleo.

A nivel internacional se ha enviado el mensaje de que apoyamos a las compañías petroleras internacionales que han encontrado su lugar al trabajar con la élite de los respectivos países, mientras el pueblo se empobrece y sufre toda clase de violencia.

Recordemos que Sadam Hussein fue un colaborador de EU quien recibió todo el apoyo, entrenamiento y armas de los Estados Unidos. Después de algún tiempo la guerra se inició para “detener las armas de destrucción masiva”, las cuales resultaron hasta ahora un mito. Sin embargo, la guerra continúa y miles de iraquíes han muerto.

También han muerto miles en Colombia. Trataría usted de averiguar la verdad acerca de la relación EU/Colombia? Y si lo hace, por favor comparta con la gente común.

Yo confío en el pueblo de los Estados Unidos, por eso les pido que aquellos que tengan correo electrónico, una vez hayan compartido con sus grupos de gente muy informada, busquen formas de compartir su conocimiento con los millones de personas que aún ignoran la situación en este país.

Recuerde, el presupuesto de los Estados Unidos, nos concierne a todos.