La Oración de Cantinflas

Por José Ortiz • Iglesia Menonita del Buen Pastor

Aún me acuerdo de una corta oración que rezaba Cantinflas. El decía así, “Señor no te pido que me des, solo que me pongas donde hay y yo me las arreglo”. Decía Cantinflas, si estoy en un lugar donde hay, yo me defiendo. Yo me encargo. Yo me protejo. Yo no sufro. Esta no es una oración piadosa, pero si es realista y aplicable a los Hispanos en esta área.

Los Hispanos en el Condado de Elkart estamos en un lugar de abundancia y es nuestra responsabilidad aprender a vivir y capitalizar en las oportunidades existentes. Este condado tiene un nivel de desempleo bajo, oscila entre un 4% y cuando hay depresión económica, aquí es donde llega mas tarde y dura menos. También hay que admitir que no todos tienen acceso a trabajos ni a la riqueza que nos rodea. Hay que moverse a conseguir, retener y progresar en los empleos disponibles aun cuando se comience de abajo. De esto sabe nuestra gente.

En este condado hay buena oportunidad para la educación de adultos y de nuestros hijos e hijas. Trabajaba 8 horas diarias en la década de los 80 pero esto no me impedió viajar de noche a IUSB en South Bend y sacar un título de escuela graduada. Hoy, la ciudad de Goshen gasta un promedio de $8,000.00 anual por estudiante y 37% de esos estudiantes son hispanos. Una educación balanceada, que no se puede desperdiciar con ausencias sin excusa por parte de los alumnos, por lo cual, pido a padres y madres que inviertan tiempo con la escuela de sus hijos e hijas. Actualmente soy un tutor semanal para un jovencito en la Middle School y con gusto lo hago.

En nuestra área hay centros de salud y hospitales de reconocimiento nacional. Ya sean enfermedades del corazón, cáncer, diabetes u otras enfermedades, esos servicios están disponibles aunque también se reconoce que mucha de nuestra gente no tiene seguros médicos y esto les limita la capacidad de obtenerlos. Las clínicas comunitarias hacen un esfuerzo para alcanzar a nuestra gente. Le toca a nuestra gente velar por su propia salud al controlar aquello que les afecta: comida no saludable, la bebida y otros vicios. Al no haber salud, no hay empleo, al no haber empleo no hay salario y de ahí para abajo se vive en pobreza. La misma pobreza de la que se trató de escapar cuando salimos de nuestros países de origen es lo que espera a aquellos que no son empleables.

Si estamos en un lugar donde hay empleos, donde la educación está disponible, la salud recibe atención y hay buenas opciones aun de adquirir un hogar propio, entonces Dios nos ha puesto en un buen lugar. Es usted quien tiene que defenderse o arreglárselas como lo dice la oración de Cantinflas. Al marchar todos los días al trabajo piense que Dios tiene un plan para su vida y que va aprovechar todas las oportunidades posibles para superarse. Todo obra para bien para aquellos que buscan de Dios y son responsables consigo mismo y con sus familias.