Niña cubana centra atención del Foro Social Mundial

Los asistentes al V Foro Social Mundial (FSM), que tiene lugar en Porto Alegre, Brasil, centraron su atención en Ivette González, hija de uno de los cinco cubanos prisioneros políticos en Estados Unidos.

La niña, junto a tres adultos, inauguró esta reunión, en la que leyó en español un llamamiento, presentado también en portugués, inglés y francés.

El texto invitó a comenzar las más de 2 mil actividades programadas, y hacerlo “por la justicia, por la dignidad como valor humano universal”, y a encender miles de velas para iluminar ese otro mundo posible por el que lucha el movimiento del Foro.

Pidió, además a los presentes guardar un minuto de silencio por las víctimas de todas las tragedias, en especial del tsunami que asoló a varios países asiáticos.

Ivette es hija de René González y, al igual que a su madre, las autoridades norteamericanas le han negado reiteradamente la visa para que puedan visitarlo.

René González, junto a Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Fernando González y Antonio Guerrero, fue condenado en Miami, en parcializado proceso judicial, por el único hecho de penetrar los grupos de extrema derecha que en esa ciudad planifican, organizan y ejecutan acciones terroristas contra Cuba.

La misión de los patriotas cubanos, conocidos mundialmente como Los Cinco, era buscar información para frustrar las criminales acciones contra su país de esas agrupaciones mafiosas, que durante más de cuatro décadas han actuado con total impunidad en territorio norteamericano.

El acto inaugural del Foro se efectuó tras una masiva marcha de unos tres kilómetros, en la que se corearon consignas de rechazo a la guerra y al presidente estadounidense George W. Bush, al neoliberalismo, la deuda y la militarización.

También fue repudiada el Área de Libre Comercio de las Américas y hubo expresiones de solidaridad con Cuba, Venezuela, Palestina e Irak.