Su verdadero nombre era Samuel Langhorne Clemens. Nació el 30 de noviembre de 1835 en Florida, Missouri.

Durante su juventud trabajó en imprentas como aprendiz. Posteriormente se convertiría en escritor, publicó notas en un periódico propiedad de su hermano. Su relación con las imprentas siguió adelante y luego se hizo periodista.

Un buen día en el año 1863 empezó a firmar sus artículos como Mark Twain. Sus escritos se volvieron muy populares, era reconocido en su país y daba conferencias a nivel internacional.

La Universidad de Oxford en Inglaterra le otorgó el doctorado Honoris Causa en 1907.

Su esposa fue Olivia Langdon y la boda se celebró en 1870.

El 21 de abril de 1910 en la ciudad de Nueva York Mark Twain se apartó del mundo material.

Algunas de sus obras son: Una vida dura (1872), Las aventuras de Tom Sawyer (1876) y Principe y mendigo (1882).

LA TORRE EIFFEL

Estructura monumental hecha de hierro forjado para la Exposición Universal de París en 1889. Fue diseñada por el ingeniero civil Alexandre Gustave Eiffel. Originalmente medía 300 m de altura y actualmente mide 324 m debido a la antena de telecomunicaciones que le fue colocada.

La torre tiene una base con cuatro arcos que descansan sobre cuatro pilares en los vértices de un rectángulo, la construcción se eleva y los pilares giran hacia el interior hasta llegar a ser un solo elemento.

Para admirar el paisaje desde alguna de sus tres plataformas (pisos) se puede subir por las escaleras o por modernos elevadores.

La Torre Eiffel ha logrado con el tiempo y gracias a su extraordinario diseño ser un símbolo de París que se reconoce en el mundo.


 

JUANA DE ARCO

Heroína nacional francesa nacida en 1412. Fue una mujer de suma importancia para su país durante la guerra de los Cien Años.

Era de origen campesino y a la edad de 13 años tuvo una singular experiencia; le pareció haber escuchado a Dios. Situación que se repetiría en ocasiones posteriores.

Durante la guerra de los Cien Años cuando los ingleses estaban a punto de capturar Orleans Juana se impulsó por sus creencias y con la idea de haber escuchado lo que el Señor le decía se dirigió a ayudar a quien sería Carlos VII. Frente a él, ella mantuvo su postura sobre sus diálogos directos con el creador y logró convencerlo de que su misión era salvar a Francia.

Con tropas a su mando llevó al ejercito francés a la victoria.

En una operación militar fue capturada por aliados de los ingleses y entregada a éstos para luego ser juzgada de herejía y brujería. Pasó más de un año en interrogatorio y al final fue acusada de maldad por vestir como hombre y por herejía siendo que afirmaba hablar con Dios.

Fue condenada a muerte y enviada a la hoguera en 1431. Después de 25 años la iglesia revisó su caso y Juana de Arco conocida también como “La Doncella de Orleans” fue declarada inocente.