Hace mucho tiempo mi profesor de física me dijo que la acumulación de un cambio cuantitativo genera un cambio cualitativo. Su explicación fue algo así: Si se toma un huevo y se aumenta el calor (cambio cuantitativo), eventualmente habrá un cambio cualitativo, lo que lo convierte en un huevo duro cocido. Además, no hay posibilidad de revertir el proceso.

En la naturaleza podemos encontrar ejemplos de ésto y la sociedad es parte de la naturaleza. Lo que veo ahora es un creciente descontento en todo lugar con la forma como las cosas están siendo dirigidas en E.U y en el exterior.

El asunto actual que se refiere a los inmigrantes en Estados Unidos está más relacionado con una crisis económica producida por el excesivo gasto militar, que debido a los gastos creados por la presencia inmigrante.

Aunque el presidente Bush y su administración han tratado de probar que la guerra era necesaria, la gente aquí y en el exterior piensa que la guerra fue un complot creado que ha enriquecido a las compañías petroleras, la industria militar y los relacionados con ellas.

Sin embargo, mientras todo el país podría estar enfocándose aún más en la guerra inconclusa y sus consecuencias, el enfoque se ha dirigido hacia la población inmigrante.

Se debe culpar a los inmigrantes por el desbalance en el presupuesto? O tal vez es su culpa lo que ocurrió con Katrina y la situación posterior aún sin remediar? Ahora tenemos un superávit que se ha convertido en el déficit más grande que ha tenido E.U. en toda su historia en un lapso de solo 5 años. Es esto también la culpa de los inmigrantes?

El cabildeo ha cambiado el gobierno de este país. Antes, la gente común era escuchada. En la actualidad la voluntad de las grandes compañías es la que gobierna. Quienes han sido los verdaderos ganadores de esta guerra? Ciertamento no ha sido la gente común, pues son ellos quienes han pagado un alto precio en las gasolineras y cuyos hijos son los que están siendo muertos en la guerra. Más aún, entre aquellos pagando con su vida están muchos de los inmigrantes, varios de ellos “indocumentados” que han muerto por conseguir sus documentos.

Quién trabaja en los campos para que la comida llegue a la mesa, a menudo trabajando por salarios bajos y en condiciones peligrosas? Esos trabajos son realizados por los inmigrantes, quienes también trabajan en muchas de las fábricas donde los propietarios piensan que su trabajo es magnífico y tienen una gran ética laboral.

Pagan impuestos los inmigrantes? Claro que sí! Sin embargo, ellos no obtienen sus reembolsos ya que no tienen un número válido de Seguro Social. Donde están todos los dineros retenidos a los trabajadores indocumentados?

Muchas fábricas están cerrando y los trabajadores quedan cesantes, sin encontrar trabajos adecuados. Irán ellos a trabajar en los campos o a los empleos más pagados de las fábricas?

Al comienzo de este editorial mencioné una ley de la Física. Esa ley se aplica también a las sociedades, las cuales cambian bajo la acumulación de la frustración de sus reclamos sin respuesta. Algunas veces esos cambios se manifiestan en formas violentas. Esperemos que la gente decida utilizar otros medios de hacer los cambios. Busquemos nuevas formas de organizar un cambio pacífico en nuestra sociedad.

Si la forma intervencionista de comerciar cesa y se torna en una forma justa, podríamos esperar un cambio en las relaciones extranjeras y un punto de cambio en la inmigración de sur a norte.