La mamografía, un examen que le puede salvar la vida

Por Luisa Fernanda Montero

Poco se sabe de las causas que generan el cáncer de seno, el más común entre las mujeres, después del cáncer de piel y la segunda causa principal de muerte por esta dolencia en las mujeres, después del cáncer del pulmón.

La palabra “cáncer” suele generar sentimientos de pánico que alejan a las mujeres de los consultorios. Muchas, muy lejos de acceder a los beneficios de la medicina preventiva, rehusan incluso practicarse el auto examen; la razón: miedo a palpar una bolita en el seno que pueda ser cancerosa.

Sin embargo, los pocos segundos de tortura que las mujeres debemos padecer mientras nuestros senos son víctimas indefensas de las placas que los presionan con el fin de obtener excelentes resultados ‘fotográficos’, durante una mamografía, nos pueden salvar la vida.

Cerca de 200 mil mujeres son diagnosticadas anualmente con cáncer invasivo de seno, según cifras de la Sociedad Americana Contra el Cáncer, unas 40 mil morirán a causa de la enfermedad y entre las hispanas, este tipo de cáncer es el más mortal alcanzando a mas del 16 por ciento de las enfermas.

Los estudios sobre la incidencia genética del cáncer de seno continúan y mientras los científicos encuentran las causas exactas de este y otros canceres epidémicos, no queda más que hacer lo posible por llevar un nivel de vida saludable y evitar los factores de riesgo, como el exceso de alcohol o el hábito de fumar cigarrillos.

A pesar de que, según reporta la sociedad, las tasas de mortalidad del cáncer del seno han estado disminuyendo, debido, probablemente a las campañas que han logrado avanzar en términos de detención temprana y de las mejoras en los tratamientos, la probabilidad de que una mujer desarrolle cáncer invasivo del seno durante su vida es de una en ocho y la probabilidad de morir por cáncer del seno es de aproximadamente una en 33.

Por tanto, si el coraje no le alcanza para revisar sus senos periódicamente o no está segura de cómo hacerlo, es indispensable ­sobre todo si supera los 40 años­ que se realice un examen clínico o una mamografía periódicamente.

La Red Hispana y la Fundación Caritativa Mary Kay Ash invitan a la mujer a tomar conciencia sobre la importancia de hacerse la mamografía, que es una radiografía del seno que puede detectar enfermedades ocultas en mujeres que no presentan síntomas. Recuerda que la detección temprana puede salvar tu vida.

Amigo lector de La Columna Vertebral, para obtener información de servicios en tu comunidad, llama gratis a la Línea de Ayuda 1-800-473-3003.