CRUZANDO EL PUENTE

Por Alejandro Espejel

Hola, estimados lectores, parece que fue ayer que despedíamos el año 2006 y gracias a Dios estamos ya en el segundo mes de 2007, después de un pequeño receso aquí estamos nuevamente y estoy seguro de que los extrañé más que ustedes a mí. Así la vida sigue para todos y aquí donde nos tocó vivir por arte del destino, de la necesidad, o simplemente por la aventura “Gringolandia” concretamente en Goshen Indiana, ciudad realmente generosa en cuanto a fuentes de trabajo se refiere, el parque industrial ha ido creciendo al parejo de la inmigración latina. Sin exagerar, más del 70% de la fuerza laboral a nivel industrial es de gente latina en general, mexicanos, hondureños salvadoreños y de todos lados, incluso gente que ya vivía aquí en otros estados han emigrado a esta área por las bondades económicas que ofrece. Provenientes del vecino Chicago han llegado familias completas, dicen que es una zona muy tranquila para vivir comparada a la ciudad de los vientos, aunque ya no es tan fácil conseguir buenos trabajos como algunos años atrás, es que cuando llegamos algunos creímos que íbamos a encontrar puro güero pero tuvimos la sorpresa de que aquí encontramos de todo hasta pencas de maguey y mixiotes, bueno hasta pulque enlatado. Mi jefa me decía: “‘M’ijo cuídate de los Kukluxklanes”, pero ahora de quien hay que cuidarse es de los “MinuteMan” y de caer al “bote” por tener papeles “chuecos”, ni Santa Elvira Arellano nos libra de la deportación. A estas alturas ya no queremos que nos “arreglen” papeles sino que nos dejen como estábamos.

Aunque ahora, con la mayoría demócrata en el Congreso gringo, la reforma migratoria ocupa el lugar 9 de 10 dentro de sus prioridades, ya es algo, ¿no?, por esta área no hubo redadas ni hostigamientos por parte de la migra, pero por otro lado se ha dado últimamente algo que no solía ser visto por aquí, alguna gente que desafortunadamente han quedado sin empleo se ven en la necesidad de pedir ayuda económica por medio de la radio o cajitas de cartón en algunas tiendas mexicanas para ayuda de medicinas u otras emergencias, y esto nos habla de la sobrepoblación laboral que se empieza a generar y de la necesidad tanto para el ilegal como para el empresario gabacho de la ya muy llevada y traída Reforma Migratoria. Recordemos que el próximo año habrá elecciones para presidente de Gabacholandia, así que si no hacen algo al respecto en 2007, nos tendremos que resignar a seguir viviendo en la oscuridad. Al ver esta perspectiva, ya muchos paisanos están que se van y se van pero como dicen en mi rancho “quien mucho se despide pocas ganas tiene de irse”, otros más dicen: “Aquí estamos y no nos vamos hasta que la migra nos separe”.

Pues bien espero contar con ustedes la próxima edición, eso si Dios nos lo permite, recordándoles ser felices tomando el día de HOY como el más importante de nuestras vidas ya que, bueno o malo, este