Conozca sus derechos en su hogar y su trabajo repecto a Inmigración (1a parte)

¿Cuándo puede Inmigración entrar a mi hogar?

Los oficiales de Inmigración no pueden entrar a su hogar a menos que tengan una orden judicial (“warrant”). La orden es un papel, firmado por un juez, dándole autorización al oficial específicamente para que entre a su hogar. Hay dos clases de órdenes: una es para cuando vienen a arrestarlo (“orden de detención”) y la otra cuando el oficial tiene el permiso de un juez para entrar y registrar su hogar (“orden de búsqueda” u “orden de allanamiento”). La mayoría de las ordenes de Inmigración son de detención.

Si un oficial toca su puerta, no la abra. Pídale, a través de la puerta cerrada, que se identifique. Usted le puede preguntar, “¿Para quién trabaja usted?” o “¿En qué agencia trabaja usted?”.

Es posible que el agente le conteste diciendo que él trabaja con el “Department of Homeland Security” (Departamento de Seguridad Nacional) o con el “U.S. Immigration and Customs Enforcement” (Servicio de Control de Inmigración y Aduanas).

El oficial puede nombrar otra agencia. De todas formas, mantenga su puerta cerrada y pregúntele si tiene una orden judicial. Si le contesta que sí, no abra la puerta todavía. Pídale que le muestre la orden judicial y que se la pase por debajo de la puerta.

Cuando revise la orden, busque su nombre, su dirección y una firma. Esto le puede ayudar a decidir si la orden es válida o no. La orden estará escrita en inglés.

Si usted tiene problemas en leerla o entenderla, pregúntele a otra persona en su hogar que lo ayude a leerla o a traducirla si es posible. Si la orden judicial que el oficial de Inmigración le enseña parece ser válida, usted debe salir de su hogar para hablar con el oficial.

 

Usted tiene el derecho de prohibirle al oficial que entre a su hogar.

Esto es muy importante si usted vive con otras personas que tengan problemas de Inmigración, pues una vez le haya permitido al oficial que entre a su hogar, este tendrá derecho de hacerle preguntas a cualquier otra persona que esté presente.

Si usted habla con el agente (recuerde, fuera de su hogar no lo deje entrar), no conteste ninguna pregunta. No firme ningún papel. Dígale al oficial que usted desea hablar con un abogado antes de decir cualquier cosa. No le provea ninguna clase de documentación que indique de qué país es usted. Asegúrese de nunca cargar con usted ningún documento falso.

OTRA MANERA en la cual un oficial de inmigración puede entrar a su hogar legalmente (además de tener una orden judicial válida) es si usted le da el permiso de entrar. Esto se llama “consentir” a que entren a su hogar. Si usted abre la puerta, o si el agente le pregunta si puede entrar y usted le dice que “sí”, usted probablemente ha consentido a que el oficial entre a su hogar.

Lo mejor que puede hacer es mantener su puerta cerrada y preguntarle al oficial que se identifique. Entonces pida ver la orden.

 

NO ABRA LA PUERTA SI EL OFICIAL NO LE MUESTRA UNA ORDEN JUDICIAL

No le es permitido a un agente que lo fuerce a consentir a que entre a su hogar. Por ejemplo, si su casa está rodeada de automóviles pertenecientes a la patrulla de la frontera o Inmigración, y el oficial tiene en sus manos una arma de fuego cuando le pide permiso para entrar a su hogar (cuando le pide su consentimiento), y usted le dice que “sí” porque tiene miedo, es probable que la corte no considere que su consentimiento haya sido válido.

 

¿Cómo me puedo proteger para que Inmigración no venga a mi hogar?

Si usted se entera de que Inmigración ha estado haciendo preguntas en su trabajo, es posible que los oficiales se aparezcan en su hogar. Si esto sucede, trate de estar ausente de su casa por uno o dos días.

Quédese con un amigo o pariente cuyo domicilio su patrón no conozca (quédese en un lugar que no esté mencionado en ninguno de sus papeles, no se quede, por ejemplo, en la dirección mencionada como contacto de emergencia que usted le haya dado a su patrón).

Asegúrese de que alguien en quien usted confía sepa donde usted está, y que usted le pueda contactar en caso de una emergencia (si usted es detenido por Inmigración).

Usted y los miembros de su familia deben de tener los números de teléfono de abogados que se especializan en asuntos de inmigración cerca de su teléfono en su casa para que los pueda llamar en caso de que sea detenido.

Generalmente, es una buena idea tener una copia de sus documentos importantes (certificado de nacimiento, papeles de inmigración, etc.) en la casa de un amigo o familiar en quien usted confía y a quien pueda llamar en caso de que sea detenido.