La Columna Vertebral • La clave en la lucha por nuestros derechos es el cabildeo

Por Luisa Fernanda Montero

El cabildeo es tratar de influenciar, cambiar o anular un proyecto de ley, un proceso en el cual la comunidad se involucra de una forma organizada y planificada en la aprobación de las leyes que tarde o temprano determinarán sus condiciones de vida.

Por estos días, en las diferentes asambleas legislativas o congresos estatales del país se debaten las propuestas de ley que enseñan sus representantes; por desgracia, muchos de estos proyectos son devastadores para la comunidad hispana.

Los inmigrantes que cumplimos con la Ley, somos trabajadores honestos y luchamos por el bienestar de nuestros hijos nos preguntamos por qué sucede esto. Las respuestas pueden ser muchas: ignorancia, desconocimiento de la realidad del inmigrante, egoísmo, racismo, discriminaciónÉ La lista es larga y dolorosa.

Pero entre todos esos factores hay uno de especial importancia: 2008 es un año electoral, y con lógica o sin ella, el tema migratorio no sólo mueve pasiones, sino que se siente en las urnas.

Los inmigrantes, que vimos cómo fracasaron los intentos bipartidistas de lograr la aprobación de una reforma que legalizara y le diera tranquilidad a más de 12 millones de indocumentados, nos sentimos desalentados por ese revés y por la avalancha de propuestas antimigratorias que surgen en el ámbito local.

¿Qué podemos hacer? Involucrarnos, participar. Y no solamente lo podemos hacer: tenemos la obligación de llevarlo a cabo porque los ataques a nuestra comunidad nos competen a todos, como grupo social y como seres humanos. No es posible sentarnos a ver como nuestra comunidad es atacada sin reaccionar, sin tomar partido, sin actuar.

Hay muchas formas de intervenir. Si somos residentes, tenemos el deber de hacernos ciudadanos; esa situación nos dará el derecho al voto, la única herramienta con que contamos para hacer respetar nuestros derechos. Si no los somos, también podemos participar, ya que en todos los estados hay organizaciones comunitarias que trabajan por la defensa de los derechos de los inmigrantes. Búsquelas, seguramente usted tiene mucho que aportar al bienestar de su comunidad.

Una de las formas de influir en las decisiones que toman nuestros representantes ante los congresos, concejos y juntas locales es el cabildeo; y aunque le parezca complicado, no lo es. Aquel que cabildea lo hace hablando con los congresistas, escribiéndoles, llamándolos, contándoles su historia, pero la pregunta es: ¿produce efecto?

Sí, sí produce efecto. Debemos unirnos como comunidad, como inmigrantes, como hispanos para lograr los cambios que merecemos en esta sociedad y el país que soñamos heredarle a nuestros hijos.

Amigo lector de La Columna Vertebral, la Línea de ayuda está siempre a su disposición con sus servicios de información y referidos en el 1-800-473-3003.