Reflexiones sobre la nueva política de E.U. en torno a Venezuela

Contribución de Federico Avendaño

En meses pasados la empresa Exxon-Mobil logró que una corte de Nueva York ordene un embargo en contra de los bienes de “Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima” PDVSA y esta medida tiene múltiples lecturas. En lo económico, es un eslabón más de la cadena de agresiones del capital transnacional contra Venezuela. En lo político, es un nuevo intento de desestabilizar el gobierno de Hugo Chávez Frías. En lo estratégico, es un avance del bloqueo ya iniciado por E.U. contra nuestro país. En lo jurídico es un intento de arrebatarle a Venezuela el derecho a decidir sus controversias utilizando sus propias leyes y tribunales.

Qué es la Exxon Mobil? Es “la compañía que más dinero aportó para la campaña electoral de George W. Bush y además una empresa de gran influencia en la toma de decisiones en materia de política exterior de Estados Unidos”. Se han señalado nexos comunes de la ExxonMobil y el paramilitarismo colombiano en el desplazamiento de los wayuu en La Guajira.

El presidente Chávez por su parte ha denunciado las maniobras entre el gobierno colombiano y el estadounidense para desacreditar a Venezuela, con las siguientes palabras: “Yo alerto al mundo de lo siguiente: el imperio norteamericano está creando las condiciones para generar un conflicto armado entre Colombia y Venezuela”.

A su vez, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, también puso en guardia a la comunidad internacional ante el peligro que representa la actual campaña destinada a vincular a Venezuela con el narcotráfico. «Esperamos que el pueblo colombiano no cometa la locura de provocar un enfrentamiento».

En el año 2007 la República Bolivariana de Venezuela decidió recuperar sus yacimientos situados en La Faja Petrolífera del Orinoco, pero la Exxon Movil respondió a esa decisión pidiendo los más severos castigos contra ese país sudamericano.

Exxon Movil es una compañía que maneja capitales por más de 518 billones de dólares anuales y que en el año fiscal 2007 reportó ganancias por un total de 404.5 billones de dólares, sumas mucho más grandes que el capital de 10 ó 15 países de toda América Latina y por primera vez en la historia un pueblo, en este caso Venezuela, se para firme para desenmascarar ante el mundo sus verdaderos intereses.

Este el momento de la unión, es el momento real para defender una causa que le pertenece a todos los venezolanos y a todos los hombres y mujeres dignos. Venezuela no es Chávez y es mucho más que su petróleo. Venezuela somos 26 millones de venezolanos que no permitiremos la manipulación de la Exxon Movil, porque tenemos sangre bolivariana.”

En un esfuerzo por promover información desde diferentes ángulos de este problema, El Puente se ofrece una vez más como un medio para que todas las voces puedan escucharse. Invitamos a todos los venezolanos del área a participar con sus opiniones.