DESDE CHICAGO • Calderón defiende a los emigrantes mexicanos

El presidente de México, Felipe Calderón, prometió en Chicago que continuará una enérgica defensa de los emigrantes mexicanos en Estados Unidos ante lo que calificó como “una hostil campaña en su contra”.

“Mi deber como presidente en momentos tan difíciles como los que ustedes pasan, de hostigamiento y discriminación, es hacerme eco de la voz de todos los mexicanos... Nuestro Gobierno está dispuesto a trabajar muy duro para que la emigración no sea en el futuro la única opción de la gente”, dijo.

Ante una audiencia de 1,200 personas en una escuela secundaria de “La Villita”, el primer mandatario afirmó que, lejos de ser una carga pública para Estados Unidos, los mexicanos contribuyen a la economía y en particular al sistema de pensiones de los trabajadores estadounidenses.

En ese sentido, como parte de un esfuerzo para revertir el hostigamiento que sufren sus compatriotas, Calderón ofreció un plan de cinco puntos. Este se centra en el reconocimiento de la “extraordinaria contribución económica” de los emigrantes, así como en fomentar la estabilidad para que los “paisanos puedan trabajar en paz” y en el establecimiento de “una frontera segura, tanto para México como para Estados Unidos”.

Calderón afirmó su compromiso con el reforzamiento de la seguridad fronteriza, pero enfatizó: “No nos equivoquemos. Es el crimen organizado y no los migrantes mexicanos un problema para la seguridad estadounidense”. Además, reiteró que “el cierre de las fronteras o la cancelación de intercambios no son la solución a los problemas comunes de ambos países”.

Al explicar el alcance de su plan, anunció que ha decretado que en varios consulados mexicanos en este país, especialmente en el de Chicago, empiecen a funcionar consulados móviles con nuevos equipos y más personal para atender las necesidades de los mexicanos en 80 ciudades de la región.

También anunció la firma de dos convenios, uno con la ciudad de Chicago y el otro con el estado de Illinois, para el intercambio de maestros y para que la capacitación de los trabajadores mexicanos pueda ser certificada por las autoridades consulares en Estados Unidos.

Por otra parte, reiteró su disposición de transformar a México de un país asolado por la “narcoviolencia” en uno de estabilidad con la meta de que para 2050 sea la quinta mayor economía del mundo.

“Estoy aquí es para decirles que donde quiera que haya un mexicano o una mexicana, allí estará presente nuestro Gobierno para apoyarlos”, dijo en una intervención que duró 23 minutos.

El discurso en el que habló de historias de heroísmo y de dolor de la comunidad mexicana en Estados Unidos encontró eco entre los asistentes

La gráfica muestra al presidente Felipe Calderón cuando se dirigía a la concurrencia compuesta por representantes de México y de Estados Unidos. Foto: Tito Guedea