• México del Norte •

Estimulando la economía

Por:Jorge Mújica Murias

Recientemente se aprobó el llamado “Paquete de Recuperación e Inversión Económica 2009”, el plan de Barack Obama para la recuperación del capitalismo estadounidense.

El paquete, se supone, atiende a las necesidades inmediatas de eso que se llama “la sociedad”, una palabra donde caben desde los ultramillonarios que nos llevaron a la crisis con su desmedido afán de ganancias, hasta nosotros los que andamos medio muertos de hambre, sin empleo y sin chance de encontrar uno.

Se trata, al menos en teoría, de ponerle todavía más dólares al rescate que de hecho no funcionó con Bush porque quienes recibieron el dinero se han quedado con él y no lo han repartido. El dinero nuevo estaría destinado a “invertir en la infraestructura necesaria para crear trabajos”. La teoría es tan vieja como Ronald Reagan, que creó la idea de la “economía del goteo”: básicamente se propone que si los ricos tienen dinero, crearán trabajos para los pobres y así se hace eterno el capitalismo. Mientras más ricos sean los ricos, menos pobres serán los pobres.

Pero claro que no todo va para los ricos. Entre otras cosas, aumenta los cupones de comida, extiende el seguro al desempleo, proporcionará algún cuidado de salud para los desempleados, le dará dinero a los estados para que no dejen de pagar el Medicaid, la educación y otros servicios, y atiende algunas necesidades de las personas pobres con discapacidades. También tiene un aumento a las excepciones de los impuestos por cada niño que depende de una familia pobre. 

Estimulando a los inmigrantes

Sobra decir que una buena cantidad de esos niños son hijos de inmigrantes, la mayoría trabajadores agrícolas, que son de los que más trabajan pero menos ganan en el país: unos 7 mil dólares al año.

Ya que hablamos de inmigrantes, cabe señalar que los inmigrantes sin papeles no tienen derecho a los cupones de comida ni tampoco al seguro al desempleo ni a Medicaid. Para recibir los famosos “estímulos” hay que tener número válido de Seguro Social. Los heróicos poseedores del ITIN, número que la Tesorería emite para que los indocumentados paguen dinero, no tienen derecho más que a pagar impuestos, nunca a recibir reembolsos.

Lo más grueso del “estímulo” es una propuesta favorita de Obama, conocida como el E-Verify. Con la famosa “American Recovery and Reinvestment Act of 2009” se obligaría a todas las empresas públicas y privadas que reciban dinero del gobierno federal a usar el E-Verify. Este es un programa que les da acceso a los patrones a la base de datos del Seguro Social para verificar los números de los nuevos trabajadores. Supuestamente es para verificar los números después de contratarlos, en las 72 horas que siguen, pero comúnmente se usa para echar trabajadores que ya llevan tiempo trabajando y que, por ejemplo, votan a favor de un sindicato o se quejan de malas condiciones de trabajo. En síntesis, sirve para discriminar a los trabajadores inmigrantes.

En este caso, no puedo más que preguntarme para qué se incluye esto. No va a salvar trabajadores; no va a crear empleos; no va a solucionar las crisis por falta de líneas de crédito; no va a traerle ni quitarle clientes a las empresas ni va a ayudar a resolver la crisis de hipotecas.

Es un mensaje de cómo están dispuestos a enfrentar el tema de la inmigración: endureciendo las políticas que armó George Bush. Él inventó el E-Verify y ponerlo en práctica, parece ser, es tarea de este “gobierno del cambio”.

El estímulo que nos toca debe ser luchar en contra de “cambios” de éstos.