Médico hispano se lanza por puesto de Rahm Emanuel

Por Eduardo Alegría

“Hay muchos rostros conocidos en la competencia electoral para reemplazar a Rahm Emanuel, algunos de ellos tienen cargos públicos, pero ninguno ha vivido día a día con la gente ayudándolos a resolver sus problemas, escuchar sus quejas y sufrir las consecuencias de un sistema que se ha olvidado de los más pobres. Yo lo he vivido durante varios años, y no sólo eso; además he sido víctima de un sistema que margina a los inmigrantes desde que llegué de Cuba siendo niño”.

Así de contundente es la declaración de Carlos Monteagudo, un médico hispano que se lanza a la política por primera vez porque se ha convencido de que ha llegado el momento de cambiar los rostros de los que hacen las leyes en este país.

Si Monteagudo logra ser nominado y es el candidato oficial de los Demócratas, el 7 de abril se enfrentará a los candidatos del Partido Republicano y del Partido Verde.

En carne propia

Carlos Monteagudo recuerda con tristeza su niñez que pasó en el barrio de Wrigleyville, al norte de la ciudad. Cuando estaba en 3º grado, una maestra le diagnosticó retardo mental porque no respondía lo elemental en un examen de conocimientos y aptitudes para niños. “¿Cómo iba a responder si no entendía inglés? Pero mi madre fue obligada a ponerme en un programa por 6 meses. Esa humillación que recibí de un sistema que ha afectado a otros miles sigue existiendo con la misma intensidad en el área de la salud y la política de inmigración. Eso es algo que debe cambiar de inmediato”, comentó.

Para este profesional que vivió en la pobreza y que es un ejemplo de superación, el sistema de salud es un desastre. “No hay otro calificativo para un sistema que es el más caro del mundo pues se gasta en él 2.1 trillones de dólares al año, pero tiene a 47 millones de personas sin seguro. Es ridículo y eso tiene que cambiar”, afirmó al tiempo que señalaba que este punto es una de sus prioridades.

Su compromiso

Precisó que su compromiso con los hispanos, si logra ser elegido, es apoyar todos los esfuerzos para que la reforma migratoria se haga realidad. “Un trato justo y humano es lo que sacará a este país de la crisis y los hispanos tienen esa capacidad”, sostuvo.

Monteagudo salió al frente de algunas críticas debido a su inexperiencia política. “Yo no soy un político profesional. No soy un rostro que sale en las noticias. Quizás no soy una persona que habla elocuentemente como un profesional, pero soy un médico profundamente comprometido con la comunidad que más necesita y que sabe lo que siente cuando un sistema no lo atiende. No tengo experiencia en un cargo público, pero sí en funciones en instituciones que han ayudado a miles de personas”, aseguró.

“No se puede legislar si no se ha vivido las necesidades de nuestro pueblo. Pienso que la elección del presidente Obama indica que este país quiere cambios radicales en la forma de gobernar, y yo represento esa corriente porque no me interesa la política como carrera, sino la oportunidad de mejorar un sistema que afecta a millones de personas, como me afectó a mí cuando era niño”, concluyó