¿Existen marcas importantes de toallitas higiénicas, toallas de papel, servilletas y papel higiénico que utilicen contenido reciclado y blanqueado sin cloro?

No muchas. De hecho, algunas de las marcas más grandes de productos desechables de papel son los peores delincuentes. Según el Natural Resources Defense Council (NRDC) los bosques del país y el extranjero se están destruyendo para hacer papel higiénico, toallitas faciales y otros productos de papel. Productores gigantes de papel tales como Kimberly-Clark (Scott, Cottonelle, Kleenex y Viva) y de Procter & Gamble (Puffs, Charmin and Bounty) están, en palabras de NRDC, “destruyendo los bosques más vivos de nuestro continente, y devastando el hábitat de innumerables especies salvajes en el proceso”.

Mucha de la pulpa virgen usada por estos fabricantes grandes viene de los bosques de Canadá. Unos 500,000 acres de bosque boreal en Ontario y Alberta - hábitat clave para el caribú, el lince, los lobos y docenas de pájaros - se derriban cada año para proporcionar pulpa para papeles desechables. Además, el bosque boreal de Canadá es quizás el almacén terrestre más grande del mundo de dióxido de carbono, y su mantenimiento es de vital importancia para atenuar el calentamiento mundial.

Solamente 19 por ciento de la pulpa utilizada para hacer productos de papel disponibles viene de fuentes recicladas. Algunas marcas, como Kleenex y Scott, no tienen ningún contenido reciclado en absoluto. Tampoco lo tienen las marcas Bounty, Charmin o Puffs de Procter & Gamble, señala NRDC.

Otro problema con las toallitas desechables (y el papel en general) es el uso del cloro para blanquear. El cloro usado en muchos procedimientos blanqueadores contribuye a la formación de dioxinas y furanos, productos químicos que terminan en nuestro aire y agua y que pueden causar cáncer.

NRDC y otros grupos están presionando a la industria de pañuelos de papel para cambiar sus hábitos, y están trabajando para educar a los consumidores sobre sus opciones al comprar productos de papel tipo Kleenex. La “Guía del Comprador de Productos Caseros de Papel” del NRDC (en línea) ofrece montañas de consejo gratis sobre las marcas que se deben elegir y las que se deben evitar.