Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Febrero 2, 2010

Frío extremo: guía preventiva

Introducción

Cuando las temperaturas bajan considerablemente todos tratamos de protegernos lo mejor posible del frío. Lamentablemente el problema es mucho más complicado que ponerse un buen abrigo. Hay muchos riesgos, no sólo en la calle, sino también dentro de nuestros hogares. Los niños y los ancianos son los que están en un mayor riesgo.

Los procedimientos de emergencia incluidos aquí no se comparan con un entrenamiento en primeros auxilios pero sí le ayudarán a determinar el momento en el que debe buscar atención médica y lo que deberá hacer mientras llega la ayuda.

Esté Preparado

Siempre es mejor estar preparado antes de que el frío extremo afecte nuestras vidas. Los principales problemas que pueden surgir se relacionan con la falta de alimentos y de calefacción.

Entre las cosas que debe tener a la mano y listas para usar en su hogar están:

Un calentador eléctrico o una fuente alternativa de calefacción en caso de que se interrumpa el suministro de energía eléctrica.

Una lámpara de pilas (y pilas nuevas.) Procure no usar velas porque constituyen un riesgo de incendio. Si tiene que usar velas no las deje encendidas cuando no esté cerca de ellas pues pueden caer o encender algo cercano a ellas.

Comida en lata y en general que no requiera refrigeración (pan, galletas, cereal, comida en lata y fruta seca, y si tiene bebés, comida en frasco y fórmula.)

Tenga cuidado con los niveles de monóxido de carbono al encender una chimenea o un calentador de nafta (kerosene.) La mejor forma de saber si hay peligro es con un detector de monóxido de carbono.

También debe tener preparado su auto para una emergencia.

Necesitará:

Cobertores para protegerse del frío y una manta de color brillante para llamar la atención en caso de que el auto se quede atorado.

Cables para pasar corriente eléctrica

Mapas

Lámpara de pilas

Algunos alimentos en lata (además de un abrelatas) y agua potable en recipientes limpios. No ingiera bebidas alcohólicas pues ello hace que el cuerpo pierda calor más rápidamente.

Es muy importante vigilar la temperatura en los cuartos con bebés y ancianos. Los bebés pierden calor más rápido que los adultos. Los ancianos pierden la capacidad de sentir cambios bruscos de temperatura, por lo que se recomienda que si usted o alguien en su familia tiene más de 65 años, instale un termómetro en un lugar visible para vigilar constantemente la temperatura del cuarto.

Si no puede mantener los cuartos a una temperatura tolerable, procure buscar refugio en otro lado. En casos de extrema emergencia, puede proteger al bebé si usted lo cubre con su cuerpo, pero si tiene que dormir, tenga cuidado de no sofocar al pequeño.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces