Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Febrero 16, 2010

¿Por qué necesitamos ayudar a la juventud desempleada?

colum021610f3

Mientras continúan los altos índices de desempleo en todo el país, una población grande y creciente de jóvenes tiene tan pocas esperanzas de encontrar empleo que ni siquiera lo está buscando. El desempleo de adolescentes está en un nivel histórico. Y los más afectados son los hombres de grupos minoritarios y adolescentes de bajos ingresos.

Las consecuencias del desempleo entre los adolescentes pueden parecer menos importantes que la de los adultos desempleados, pero el impacto a largo plazo podría ser grave. Sin una intervención drástica, las minorías adolescentes de bajos ingresos podrían terminar permanentemente marginalizados económicamente.

La historia nos señala una estrategia pasada por alto para evitar estas trágicas consecuencias. En plena Gran Depresión, dos millones de hombres jóvenes recorrían el país en una infructuosa búsqueda de empleo para mantener a sus familias. El Presidente Franklin Roosevelt reconoció este desastre humano y creó el Civilian Conservation Corps, o CCC, que aprovechó esta itinerante fuente de mano de obra para construir monumentos, parques, y sendas perdurables, y emprendió esfuerzos de conservación a gran escala de los cuales Estados Unidos se beneficia hasta ahora.

Pero el legado más grande de este programa fue en términos humanos. Millones de familias vivían de las pequeñas remuneraciones pagadas a los miembros del CCC. Y lo más importante es que estos hombres jóvenes desarrollaron las habilidades cívicas y laborales que los convirtieron en soldados heroicos que batallaron durante la Segunda Guerra Mundial.

Como los hombres jóvenes de la Gran Depresión, los jóvenes desempleados de hoy llegan a los millones y este número sigue creciendo. Los adolescentes y jóvenes adultos desempleados son los principales objetivos de los programas estilo CCC que existen hoy, cómo YouthBuild y los cuerpos de servicio y conservación.

Estos programas funcionan. Un estudio confirmó el valor de un cuerpo juvenil de servicio y conservación para los jóvenes, especialmente para hombres afroamericanos. Pero mientras el CCC de la era de la Depresión captó 3 millones de hombres jóvenes, hoy existen menos de 30,000 puestos similares en el cuerpo juvenil.

Con los recursos públicos adecuados, podríamos, como mínimo, doblar la capacidad actual del cuerpo juvenil de jóvenes y capacitar a los jóvenes en una amplia gama de empleos de alta necesidad, desde trabajos de construcción verde hasta el cuidado de salud.

Puede que debamos nuestra libertad—así como muchos de nuestros grandes parques, bosques, y monumentos—al CCC de la era de la Depresión. Invertir en estos jóvenes de hoy que se están quedando atrás afectará, no sólo a esta generación, sino a la de sus hijos y los hijos de sus hijos. Estos jóvenes necesitan ser incluidos en la recuperación.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces